Oxígeno para los gobernadores

En la sesión especial que comenzará el miércoles y que se extenderá seguramente hasta el jueves, el oficialismo quiere aprobar primero las prórrogas impositivas de varios tributos, luego las modificaciones propuestas por Celso Jaque y otros 15 gobernadores -de todos los colores políticos- a la ley de Responsabilidad Fiscal (a fin de permitir usar plata de bienes de capital en gastos corrientes y poder salvar a los distritos de un rojo violento en los próximos meses) y, por último, aprobar el voluminoso presupuesto nacional, que será de 273.000 millones de pesos.
La diputada Fadel cree que el kirchnerismo contará con los números suficientes de votos para aprobar las mencionadas leyes. La razón que da es que son los gobernadores los principales interesados en llegar a un acuerdo con el Gobierno nacional. Así, en el plan de gastos 2010 hay tres artículos que son clave.

El 74 permite al Ministerio de Economía negociar con todas las provincias "quitas, espera, remisión y novación" de las deudas de capital e intereses (más del 70% de la deuda pública de Mendoza es con la Nación) y el artículo 73 habilita a Economía a proveer a los distritos un sistema de financiamiento que permita atender el déficit y asegure la regularización de salarios, lo que significa garantizar el pago de la deuda flotante que tiene cada provincia.

Por último, el artículo 52 habilita al Ministerio de Economía a renegociar las deudas con organismos de créditos internacionales que tienen las distintas provincias.

Comentá la nota