Sin oxígeno

Sin oxígeno
Mientras en la administración nacional despilfarran 6.500 millones de dólares de las reservas de libre disponibilidad para pagar deuda externa, las provincias continúan haciendo malabares para cumplir con sus obligaciones y contener los crecientes déficit fiscales.
En especial la provincia de Buenos Aires, que durante 2009 tuvo serias dificultades financieras y para este año ya previó paliar la falta de recursos aumentando los impuestos y captando fondos del exterior. El aumento en los impuestos a nivel provincial ya se comenzó a aplicar a través de la reforma impositiva que sancionó la Legislatura bonaerense en septiembre del año pasado. El impacto de la suba se refleja en mayor medida para los bonaerense en los impuestos Automotor (patentes) e Inmobiliario. A nivel municipal la situación no es muy diferente a la provincial, ya que la falta de recursos de la Provincia actúa como efecto cascada, afectando también a los municipios. Es por eso que cerca de un tercio de los 134 distritos bonaerense ya aumentaron sus tasas y muchos ya están preparando subas para este año.

Es el caso de los distritos de la región del Gran La Plata, cuyos intendentes optaron por ampliar sus cajas en 2010 para hacer frente a los gastos que van a venir. En La Plata ya comenzaron a llegar las boletas con aumentos en la tasa de Servicios Urbanos Municipales (SUM). También se estableció una suba en la tasa de Seguridad e Higiene y en las patentes de motos, entre otros impuestos. Las subas se producen por la revaluación de las propiedades, aunque con un tope del 30%.

En Ensenada, el 30 de diciembre pasado se aprobó una suba similar, mientras que en Berisso fuentes comunales confirmaron a Hoy que están estudiando un incremento de las tarifas.

Crece el déficit

El déficit fiscal de la Provincia en 2009 subió considerablemente. Según las cifras oficiales, llegó hasta los 5.500 millones de pesos. Sin embargo, la Contaduría General bonaerense dejó de publicar el déficit provincial en julio del año pasado cuando rondaba en los 3 mil millones de pesos.

Según las estimaciones de la oposición, la Provincia tiene un déficit operativo de 8.900 millones de pesos a diciembre de 2009.

"La recesión tuvo un fuerte impacto en el segundo cuatrimestre y, de acuerdo a los datos suministrados por ARBA, hubo menor recaudación de la que se estimaba para el año pasado", dijo a Hoy el presidente del bloque de diputados provinciales del ARI Coalición Cívica, Walter Martello, al fundamentar las estimaciones en torno al déficit provincial.

Según el cálculo de recursos y gastos realizado por el gobierno bonaerense para el año pasado se preveía una recaudación de 22 mil millones de pesos. Pero finalmente la Provincia recaudó 21 mil millones, es decir, mil millones de pesos menos de lo proyectado. Así, el aumento en la recaudación de 2009 fue del 21%, en lugar del 26% que estimaba el gobierno bonaerense.

La administración Scioli tuvo que afrontar el año pasado embates económicos desde varios frentes. A la escasez de fondos que recibe del Gobierno nacional por la cada vez más magra coparticipación federal se sumaron otros factores. Desde el gobierno provincial afirman que el crecimiento en el gasto público, que derivó en el abultado déficit que tuvo la Provincia el año pasado, se debió principalmente a tres factores extraordinarios e imprevisibles. Ellos son: el contexto de crisis económica mundial que afectó a la Provincia y obligó al gobierno a apoyar a empresas privadas para evitar que cierren y generen desempleo; los gastos que tuvo que afrontar por el dengue, a la pandemia de gripe A y, finalmente, a la fuerte sequía que hubo en el sudoeste provincial y que afectó a gran parte del campo bonaerense.

De acuerdo al economista jefe de la consultora abeceb.com, Mariano Lamothe, la comprometida situación financiera de la Provincia "es algo que se veía venir porque hay un problema de restricción financiera". Según explicó el especialista a Hoy, "la estructura de gasto de la provincia de Buenos Aires tiene gran composición de salarios que no está acompañada por el crecimiento de los recursos".

Dónde está la salida

La mayoría de los economistas y los representantes de la oposición coinciden en apuntar a mejorar la redistribución de los fondos que recauda la Nación como la salida a la difícil situación financiera que atraviesa la Provincia. Sin embargo, esa postura ha sido antipática para las últimas administraciones bonaerenses porque implicaría un enfrentamiento con el Gobierno nacional que distribuye esos fondos.

"Para mejorar las finanzas provinciales se debería repensar la estructura administrativa y no depender tanto de Nación, eso implica una redistribución de la coparticipación", opinó el economista Lamothe.

El gobernador Scioli tuvo algunos intentos en ese sentido, aunque sólo discursivos. Al momento de pensar las acciones para aumentar los recursos, el gobierno provincial apunta a la suba de impuestos y a captar fondos del exterior, a través de la emisión de deuda. Pero no hubo un planteo serio departe de la Provincia para modificar la ley de Coparticipación Federal.

"El gobierno bonaerense tiene que reconocer que tenemos un problema con la Nación", sostuvo el diputado Martello. Según el legislador bonaerense, "la Provincia podría cubrir el déficit fiscal sólo si se cumpliera con la actual ley de Coparticipación Federal, que establece en el artículo 7 que la Nación no puede girar menos del 34% de los recursos y actualmente sólo gira el 20%. Si se hubiera distribuido en 2009 la cifra que establece la ley, la provincia de Buenos Aires hubiera recibido 13 mil millones de pesos adicionales".

Comentá la nota