Outlet inmobiliario: se pueden comprar departamentos con rebajas de hasta 15%

El fenómeno ya se da en la mayoría de los barrios porteños como Caballito o Recoleta y en casi todas las unidades, sin importar sus características ni la cantidad de ambientes
Se puede interpretar de dos maneras. Para algunos, sería algo así como “la venganza de los compradores”. Para otros, no más que un lógico reacomodamiento del mercado en tiempos de crisis.

Los propietarios de inmuebles, apretados por el menor ritmo de ventas que marcan el verano y la crisis financiera mundial, comienzan a bajar sus pretensiones, a tal punto que ya se observan descuentos de hasta un 15% en algunas negociaciones.

Esta tendencia se da especialmente en los inmuebles usados, aunque en el caso de los nuevos la realidad indica que los valores se estancaron, y hasta en algunas situaciones –siempre dependiendo de la necesidad y el interés del dueño por desprenderse del inmueble– se pueden conseguir al menos pequeños descuentos.

Hasta no hace más de tres meses, los valores registraban algunas subas, y los propietarios eran quienes mandaban en las negociaciones.

De acuerdo con la opinión de los agentes inmobiliarios, el fenómeno –aunque con diferentes matices– ya se da en gran parte de los barrios porteños y en casi todos los departamentos, sin importar sus características.

Jorge Toselli, titular de JT Inmobiliaria, marca algunas de las diferencias que se registran.

“Sobre todo en barrios como Caballito, Belgrano, Barrio Norte, Recoleta o Palermo, donde se mueven compradores de buen poder adquisitivo y la demanda es mayor a la del resto, la fuerza del regateo no provoca rebajas mayores al 8%.

En otras ubicaciones, donde las condiciones no son las mismas, las rebajas son superiores”, explicó el especialista a El Cronista.

Roberto Tizado, que comanda Tizado Propiedades, también opina al respecto.

“Hay un reacomodamiento de valores y se está sintiendo. Hoy ya se toma como algo normal una rebaja del 10% de los precios pedidos originalmente, aunque se ven también reducciones de hasta el 15%”, aseveró Tizado.

Cambio de escenario

Este nuevo escenario cambia por completo la tendencia que se verificaba desde los últimos años.

De acuerdo con cifras publicadas por la consultora ReporteInmobiliario, 2008 fue el año en el que más se incrementó, en promedio, el costo de las propiedades.

Entre el año pasado y 2007, el alza alcanzó nada menos que un 21%, un salto muy grande si se tiene en cuenta que entre ese período y 2006 la suba había sido del 13%.

En cuanto a los anteriores crecimientos, entre 2006 y 2005 había sido del 16,5%, en tanto que la diferencia entre 2005 y 2004 fue del 13,5%.

Esta posibilidad de encontrar descuentos de hasta un 15% en las propiedades no llegó para desaparecer en un lapso breve.

Los agentes inmobiliarios sostienen que “al menos durante los primeros seis meses de este año” el margen del regateo se mantendrá en los niveles actuales.

“Se están empezando a juntar hacia abajo las puntas entre compradores y vendedores, y tal vez hacia allí se encamine el mercado. Es posible que una vez que el panorama esté más claro a nivel mundial, y la situación económica se calme, ya no podamos hablar de negociaciones tan flexibles. Ahora, ¿quién se atreve a decir en qué momento ocurrirá eso?”, dijo Tizado.

Más allá de esto, lo que queda descartado es que los precios se eleven durante este año.

Comentá la nota