Otros tres vehículos, uno de ellos municipal, enterrados en la Laguna

Un fotógrafo de este diario se encontró ayer por la mañana con la misma escena -risueña si se quiere, por lo curiosa y singular- de otros tres vehículos encajados hasta los ejes a pocos metros del espejo de agua del Parque Recreativo Don Tomás, igual que ocurrió hace un par de fines de semana atrás.
El caudal cada vez más escaso de la laguna -producto de la falta de lluvias y del uso (¿y abuso?) de los camiones regadores- no sólo está cambiando poco a poco el escenario del único lugar de paseo que tiene la ciudad, sino que también está generando algunos inconvenientes.

Durante la madrugada de ayer, dos automovilistas -aprovechando la especie de "playa" que deja el retiro de las aguas- se acercaron demasiado al espejo de agua y quedaron atascados en el barro. Acto seguido, ya en las primeras horas de la mañana, una grúa de la Dirección de Tránsito fue para brindar ayuda y también quedó varada.

En los primeros días del mes, el auto de un ocasional pescador quedó enterrado en el fango. En aquella ocasión, fue un tractor de Espacios Verdes de la Municipalidad de Santa Rosa el que cayó ingenuamente en la trampa.

El caso volvió a repetirse en la zona comprendida entre el espacio denominado la "Cruz" y el Club Náutico.

Comentá la nota