Otros dos jueces investigan datos de los negocios de Báez y el hotel de Cristina

Otros dos jueces investigan datos de los negocios de Báez y el hotel de Cristina

La lupa sobre el poder.Además de Bonadio, que allanó Hotesur, López Biscayart y Casanello investigan las compañías del empresario más cercano a la Presidenta. Buscan saber si Báez evadió impuestos y si declaró sus cuentas en Suiza.

Otros dos jueces apuntan contra los negocios comunes entre Lázaro Báez y Cristina Kirchner, luego de que Claudio Bonadio allanara Hotesur, la empresa que administra el hotel Alto Calafate de la familia presidencial.

Por un lado, el juez en lo penal económico Javier López Biscayart pidió a la AFIP que determine de oficio cuánto dinero le debe la empresa Valle Mitre -la compañía de Lázaro Báez que administraba todos los hoteles de los Kirchner- en concepto de evasión fiscal. Como el lunes le venció el plazo legal, el organismo que dirige Ricardo Echegaray pidió 120 días más de plazo como para dilatar el caso. López Biscayart es el mismo juez al que Echegaray recusó, en forma inédita, por "enemistad manifesta" contra la AFIP por pedir que le escaneen las 4040 denuncias por las cuentas ocultas del HSBC de Suiza.

El pedido del juez al organismo fiscal forma parte de la causa abierta por una denuncia de la diputada Elisa Carrió para que se investiguen los balances de Valle Mitre, a través de la cual Báez transfirió unos 14 millones de pesos a los Kirchner en concepto de supuesto alquiler de las habitaciones de sus hoteles. La causa abarca a los hoteles Alto Calafate y Las Dunas. Carrió había afirmado que se trataba de "plata negra" o un "retorno", que a fin de cuentas tampoco habría permitido el pago de impuestos correspondientes.

Por otro lado, el juez federal Sebastián Casanello solicitó a la AFIP que le informe si Báez declaró las tres cuentas que tiene en Suiza -una a nombre de una fundación que integra junto con sus cuatro hijos- con 22 millones de dólares que fueron bloqueados por la justicia suiza, tal como reveló Clarín hace dos semanas. Casanello investiga a Báez por lavado de dinero en la misma causa en que ya procesó al ex esposa de Karina Jelinek, Leonardo Fariña y al ex dueño de la financiera SGI "La Rosadita", Federico Elaskar. La solicitud de Báez se hizo a pedido de la legisladora de Confianza Pública, Graciela Ocaña, quien entregó una copia de la resolución del máximo tribunal penal suizo que se negó a desbloquear ese dinero que forma parte de la ruta del dinero K. En el programa de TV de Jorge Lanata, Elaskar dijo que Fariña había sacado ilegalmente del país 55 millone de euros del dueño de Austral Construcciones, la empresa que cartelizó la obra pública en Santa Cruz desde el 2003 hasta la fecha.

Según fuentes judiciales consultadas por Clarín, Báez no habría declarado esas tres cuentas suizas con los 22 millones, por lo que sumaría otro eventual delito a todas las investigaciones que ya tiene abiertas: evasión fiscal agravada, un delito no excarcelable.

Estas dos causas son paralelas a las que investiga Bonadio, quien luego de allanar hace dos semanas Hotesur y conseguir las declaraciones impositivas de Báez, Cristina, Máximo y Florencia Kirchner se encuentra en una etapa de cruce de información (Ver página 7). Por esa diligencia, el kirchnerismo sancionó esta semana a Bonadio en el Consejo de la Magistratura con una multa del 30 por ciento de su sueldo. La sanción fue aplicada luego de una serie de ataques verbales sin precedentes.

Echegaray no tiene una buena relación con López Biscayart, el mismo juez que descubrió el caso Skanska -que implicó evasión impositiva y sobornos a funcionarios- y rechazó una denuncia de la AFIP contra el cineasta Eliseo Subiela por quejarse del cepo cambiario.

Cuando el juez llegó el lunes a su despacho luego de un viaje por Medio Oriente, se encontró sorpresivamente con una camioneta de la AFIP con las 4.040 denuncias de la causa HSBC que pesan 3.500 kilos. Sin que nadie le avisara, los abogados de la AFIP le querían dejar ese volumen de papel en su juzgado que tiene 70 metros cuadrados y tiene 16 empleados. Nadie pensó en el organismo que semejante volumen de papel e información necesita de una infraestructura judicial mayor. Desde que fue creado en 2003, el juzgado de López Biscayart, investigó unas 2.300 causas y de golpe la AFIP quiso darle 4.040 causas más. La decisión sobre qué juez se quedará con esa denuncia, que el Gobierno quiere activar para tratar de tapar el escándalo Hotesur, la tomará la cámara de apelaciones en lo penal económico en los próximos días.

Por lo pronto, López Biscayart convocó para el miércoles a Ocaña para que ratifique una denuncia según la cual la AFIP no habría entregado todas las cuentas de la base de datos del HSBC de Suiza que le dio el gobierno de Francia. Esa causa que podría ser otro dolor de cabeza para el kirchernismo si se "perdió"alguna cuenta en el camino.

Coment� la nota