Otro viaje al pasado

Macri suma otro funcionario resistido: denuncian que el candidato a la Dirección de Salud Mental es hombre del cuestionado ex director del Moyano Néstor Marchant.
El gobierno de Mauricio Macri está a punto de sumar otra designación polémica: en la Dirección de Salud Mental podría ser nombrado un médico que, según los profesionales que lo conocen, tendría poca experiencia en el ámbito público en la atención de pacientes con trastornos psiquiátricos. Se trata de Gregorio Alcain, cuya trayectoria en ese ámbito se inició en 2005, con su nombramiento como "médico de planta sin concurso previo", en el Hospital Moyano, por parte del entonces director de ese centro asistencial, Néstor Marchant. La gestión de Marchant terminó con una intervención, en diciembre de 2005, después de 22 años de administrar el hospital, en medio de denuncias de graves irregularidades. Profesionales y trabajadores de la salud están en alerta ante la posibilidad de la designación, que ya generó el rechazo de la presidenta de la Comisión de Salud Mental de la Legislatura, Alicia Bello.

La Dirección de Salud Mental porteña está virtualmente vacante desde que renunció su titular, Lucía Quiroga, el 1º de junio último. La funcionaria, que renunció por diferencias con la política oficial para el sector, ofreció quedarse en el cargo hasta el 1º de julio, para dar tiempo a la designación de su reemplazante. Pero a la fecha, catorce días después, Quiroga sigue en funciones porque hasta ahora no ha habido nombramiento.

Voceros de esa cartera sostienen que todavía no hay ninguna designación confirmada, aunque dos funcionarios del Ministerio de Salud le aseguraron a Página/12 que para la designación de Alcain sólo falta la firma del jefe de Gobierno, Mauricio Macri.

El rumor del nombramiento circuló rápidamente, sobre todo en el Moyano, donde conocen a Alcain desde que fue designado como "médico clínico suplente en la guardia del hospital, en el año 1994, cuando tenía 43 años", según recuerda el médico Pablo Berretoni, jefe del Departamento de Agudos del Moyano y ex interventor de ese hospital. "No le reconocemos idoneidad para la conducción", dijo Berretoni a Página/12. Alcain siguió en ese cargo interino hasta 2005, cuando se presentó a un concurso y, "aunque no obtuvo el puntaje necesario, fue designado por el director del hospital, el doctor Marchant, como médico psiquiatra de planta", dijo a Página/12 la diputada Bello.

Alcain se fue del Moyano a fines de 2007, apenas asumió Mauricio Macri, como asesor en el Ministerio de Salud. "Es decir que estuvo trabajando como psiquiatra apenas dos años, aunque no en cargos de conducción", observó Berretoni.

La diputada Bello (Frente para la Victoria) consideró que la designación de Alcain "resulta inquietante, ya que provocó la reacción adversa de la comunidad terapéutica y trabajadores del sistema que desde hace tiempo reclaman por la falta de consenso". Sostuvo que "en apariencia este nombramiento profundizará la problemática debido a la desgastada relación que los une". La legisladora reclamó además la convocatoria al Consejo General de Salud Mental, un ámbito creado por la ley 448, en cuyo marco se deberían formular las políticas públicas en esa materia. El consejo, de acuerdo con la ley, está integrado por profesionales, gremios, personal de conducción y legisladores.

La posible designación de Alcain generó inquietud en un sector de los profesionales y los trabajadores de la salud, que –de efectivizarse– ven en el nombramiento el regreso del fantasma de Marchant, amo y señor del hospital durante 22 años. El ex director fue desplazado durante la gestión de Donato Spaccavento como ministro de Salud de la ciudad, en diciembre de 2008, después de que se revelaron irregularidades, como investigaciones ilegales sobre pacientes, promovidas por laboratorios medicinales; abuso sexual y prostitución de pacientes, entre otras anomalías. Alcain es visto en el hospital como su hombre de confianza. "Es el Fino Palacios de la Salud Mental", ironizaba ayer un médico del hospital.

Comentá la nota