Otro secretario de Néstor seducido por las obras

El emprendimiento es en Los Antiguos, frente a la coordillera y con vista privilegiada. Armó una sociedad poco clara con una ex candidata a concejal de Santa Fe. Es un secretario con oficina propia en Buenos Aires.
El secretario privado que el matrimonio Kirchner tiene en El Calafate, Ricardo Barreiro, forma parte del proyecto para construir un nuevo hotel en la provincia de Santa Cruz. Se trata del Hotel Mora, en la localidad de Los Antiguos, un emprendimiento inmobiliario de 8 mil metros cuadrados que tiene vista al lago Buenos Aires y será inaugurado a fin de año.

Barreiro es el hombre de máxima confianza del matrimonio en la villa turística, que Cristina Fernández de Kirchner gusta definir como su "lugar en el mundo". Fuentes provinciales le aseguraron a Crítica de la Argentina que el secretario se adjudica la propiedad del emprendimiento y visita con frecuencia el lugar. Según consta en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Fe, el año pasado Barreiro se quedó con la totalidad de las acciones de Los Antiguos Patagones SRL, una empresa que declara entre sus objetivos los negocios de hotelería en todos sus aspectos, la explotación mercantil de edificios propios o de terceros destinados a hotelería, hostería, hospedaje, alojamiento, restaurante y bar, además del transporte de pasajeros por vía terrestre, aérea o marítima y la organización de viajes, excursiones y cruceros.

Los Antiguos es una pequeña comarca de 4.000 habitantes que se levanta sobre la cordillera de Los Andes, en el límite con Chile, y a casi 900 kilómetros al noroeste de Río Gallegos. El Hotel Mora se emplazará sobre el lago Buenos Aires, un espejo de agua que tiene una superficie de 2.240 kilómetros cuadrados y es el segundo lago más grande de Sudamérica, después del Titicaca.

En 2008, Barreiro le compró las acciones de Los Antiguos Patagones a la anterior gerente del emprendimiento, María del Carmen Murabito, una empresaria santafesina que es propietaria de Carrocerías Saldivia y del Grupo Tauro y fue candidata a concejal del Frente para la Victoria en las elecciones del 28 de junio pasado. Murabito milita en el peronismo desde hace años, pero además es la tía del intendente de Villa Gobernador Gálvez, Jorge Murabito, alineado con el Frente Progresista Cívico y Social. Fue ella la que gestionó, a través de Barreiro, una reunión con Néstor Kirchner en febrero pasado.

Consultada por este diario, Murabito afirmó que su relación comercial con Barreiro se inició a partir de que el secretario privado de los Kirchner comenzó a comprarle micros para su empresa de transporte MR Clear. "Viene cada tres meses a pagarme", afirmó. Sin embargo, rechazó que Los Antiguos Patagones SRL sea la sociedad que está construyendo en Los Antiguos. "La escritura está a mi nombre, Barreiro se abrió", aseguró.

Sin embargo, el secretario privado del matrimonio presidencial ya tiene antecedentes en el rubro y se dedica desde hace dos años a los negocios inmobiliarios. El empresario patagónico inauguró en 2007 el hotel cuatro estrellas Altos de Amaicha en los Valles Calchaquíes. Cuando los Kirchner se asociaron con el Hotel Panamericano para promocionar el Hotel Los Sauces, que tienen en El Calafate, lo designaron como gerente general y le asignaron una oficina en la sede del Panamericano, sobre la avenida 9 de Julio.

Crítica de la Argentina intentó comunicarse con Barreiro en El Calafate pero su hijo Pablo aseguró que su padre se encontraba en Buenos Aires y negó la vinculación con el proyecto. "Mi viejo no puso un solo peso. Sólo hizo una gestión ante el intendente local para conseguir los terrenos. Le dio una mano a Murabito pero nada más", afirmó.

–¿Y la SRL que integra con Murabito en Los Antiguos?

–De eso no sé nada.

–Pero usted también forma parte del directorio.

–Eso no lo sé. Nosotros tenemos colectivos.

Barreiro y su hijo son las caras visibles de la compañía MR Clear, la empresa que hace los transfers hacia Los Sauces y de RP Transporte, otra firma que hace viajes internacionales hacia Chile. Por último, entre sus emprendimientos también figura Cielo Patagónico Sur, una firma gastronómica que incluye también la posibilidad de explotar líneas regulares de transporte.

Amiga y tía del intendente socialista

Ricardo Barreiro no sólo se dedica a los emprendimientos privados. También colabora con la construcción política de los Kirchner. El secretario privado que el matrimonio presidencial tiene en El Calafate fue el encargado de gestionar el encuentro que el intendente de Villa Gobernador Gálvez, Jorge Murabito, mantuvo con Néstor Kirchner en la residencia de Olivos en febrero pasado. Según le confesó entonces a Crítica de Santa Fe, el jefe comunal se retiró de esa reunión con la promesa de que el gobierno nacional le otorgaría 50 millones de pesos en obras públicas para la localidad que gobierna, tercera en cantidad de habitantes después de Santa Fe y Rosario. Allí, según admitió el joven intendente, el ex presidente le dijo: "Pedí lo que quieras". La empresaria María del Carmen Murabito, que se adjudica la construcción del Hotel Mora en Los Antiguos, es la tía del jefe comunal que llegó al poder con la boleta del Frente Progresista Cívico y Social, pero actualmente el vínculo entre ellos está quebrado por las diferencias políticas que mantienen. "Es un chico muy inmaduro", le dijo Murabito a Crítica de la Argentina. Después de la cita con el santacruceño, el intendente Murabito sostuvo que en 2011 jugara "para Kirchner". Pero el tiempo pasó y su respaldo no parece tan claro. De hecho, la dueña de Carrocerías Saldivia, que fue candidata a concejal por el Frente para la Victoria, se arrepiente de haber acercado a su sobrino al ex presidente. "No fui yo la que gestionó el encuentro. Fue Barreiro", afirmó.

La historia de los otros negocios

La posada boutique Altos de Amaicha, en Tucumán, que Ricardo Barreiro levantó en los valles Calchaquíes, fue cuestionada por los pueblos originarios. Según denunció el cacique Mario Quinteros ante el diario Perfil en 2007, el secretario presidencial usurpó las tierras que habían sido "heredadas de sus antepasados". "Antes de comenzar a construir, Barreiro y su esposa se acercaron a la comunidad para ver cómo podían comprar las tierras, pero les explicamos que esas tierras no se podían vender porque eran un legado de nuestros antepasados y que la Constitución provincial, en el artículo 149, reconoce nuestra posesión y propiedad sobre las tierras y prohíbe su enajenación y su embargo. Ellos nos dijeron que no les importaba porque tenían estrechos vínculos con Presidencia de la Nación y se iban a encargar de solucionarlo. Han ocupado tierras que pertenecen a la comunidad y lo han hecho sin nuestro consentimiento". En tanto, el Hotel Los Sauces, que el matrimonio Kirchner inauguró en 2007, cuenta con el gerenciamiento de Juan Carlos Relats, dueño también del Hotel Panamericano de Buenos Aires. El emprendimiento de El Calafate fue incluido en la denuncia que la Coalición Cívica presentó ante el juez Julián Ercolini por enriquecimiento ilícito. Barreiro es gerente general de Los Sauces y reparte sus horas entre Buenos Aires y El Calafate.

Comentá la nota