Otro revés para el Consorcio Portuario de Mar del Plata: le vaciaron una licitación clave

Otro revés para el Consorcio Portuario de Mar del Plata: le vaciaron una licitación clave

La apertura de sobres estaba programada para hoy, a las 11. Sin embargo, las ofertas para hacerse cargo de la concesión de la Terminal Multipropósito no llegaron. ¿Habrán influido la judicialización de los piletones del Espigón 3 y el estado avanzado de contaminación en el lugar?

Martín Merlini sigue sumando reveses estando a cargo del Consorcio Portuario. Mientras avanza la causa por la contaminación que ocasiona el dragado y se acumulan denuncias por los residuos que se desparraman por el puerto, hoy se cayó una licitación muy esperada en el puerto: la de la creación de la Terminal Multiproósito de Ultramar, que iba a funcionar en el Espigón 3.

El Grupo Murchinson parecía el principal candidato para quedarse con la concesión, pero finalmente no fue así. La licitación quedó desierta. Quizás los oferentes hayan desistido, en primer lugar, por un fallo de la Justicia Federal que ordenó no innovar “en la situación jurídica y material del Espigón 3” donde están los silos. La orden se dictó desde el Juzgado Federal N°1, a cargo de Santiago Inchausti. Merlini insistió con llevar a cabo el proceso licitatorio, pero sus planes no se concretaron.

En dicho fallo, del pasado jueves, se avala la cautelar solicitada por el fiscal Nicolas Czizik “hasta tanto el Consorcio Portuario Regional y la OPDS, aporten toda la documentación relativa al tratamiento y a la disposición final que le darán a los residuos depositados en los mismos”.

La medida fue tomada luego que al expediente fuese incorporado un informe pericial efectuado por el Departamento de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina, del cual “se desprende que los sólidos depositados en los piletones del Espigón 3 de esta ciudad, dada su composición, deben ser considerados residuos peligros en los términos de la ley 24051 (tratamiento de residuos peligrosos)”.

Los piletones del Espigón 3 fueron inaugurados en 2017 tras un acuerdo entre el intendente Arroyo y Merlini donde se acondicionaron distintos recintos para depositar materiales del dragado. Precisamente, en la causa que lleva adelante el Juzgado Federal N°1 se investigan las presuntas violaciones a la ley 24051 a partir de las dragas realizadas en el Puerto de Mar del Plata.

Hasta hace semanas el Grupo Murchison tenía todo afianzado para ir por la licitación de la Terminal Multipropósito de Ultramar que funcionará en el predio de los silos en el Espigón 3. En acuerdo con el administrador Martin Merlini, había logrado que el Consorcio Portuario extendiera al 22 de abril la realización de la licitación, con un Pliego diseñado a la medida del conglomerado.

Según supo La Tecla Mar del Plata, la consultora Resguarda, que brinda servicios a Murchison, le recomendó que se retire de la licitación que el Consorcio Portuario diseñó a su talle. ¿Qué es lo que habría detectado la empresa asesora con sede en Ciudad de México y oficinas en Buenos Aires y San Pablo? Luego de un estudio con fuentes en datos públicos y en las causas que residen en la Justicia Federal, tomaron noción de la importante inversión anual para el dragado que requiere el Puerto de Mar del Plata, costo que muy factiblemente comience a ser financiado por las empresas que operan en los muelles.

Asimismo, dieron cuenta de la explosiva situación ambiental en la zona portuaria, con inexistencia de contenedores de basura, donde los buques abandonados se utilizan para el depósito de residuos de todo tipo, y donde, en definitiva, Murchison debería hacerse cargo del costo de almacenamiento y disposición de residuos. Además, el grupo, junto con Prefectura, tendría que controlar los convenios internacionales de clasificación de residuos, como el Marpol, en el que se estipula que los buques deben separarlos en tres grupos. Esta falta de control ha generado un lugar sumamente insalubre, infestado de ratas.

 Por otro lado, también se hizo una evaluación del complejo panorama sindical, con una alta conflictividad de la estiba. En síntesis, la inversión tendría un carácter de elevado riesgo, por lo que en base al estudio de la consultora, Murchison ya habría tomado la decisión de bajarse de la licitación.

Finalmente, lo que se sospechaba desde el mes pasado, se cumplió. Murchinson se bajó de la licitación y dejó solo a Merlini. ¿Qué hará el hijo político de Juan Aicega?

Coment� la nota