Otro procedimiento de Toxicomanía

Un nuevo operativo de la División Toxicomanía, con colaboración de la Seccional Quinta, permitió durante la tarde del sábado el secuestro de un envoltorio con 240 gramos de picadura de marihuana, un cigarrillo de esa sustancia, dos envoltorios (5 gramos) de cocaína, comprimidos de psicofármacos, la suma de 2.616,85 pesos, la mayor parte en billetes de baja denominación, y dos celulares.
El procedimiento se inició alrededor de las 18:00 horas, en una vivienda de la calle Moreno al 1.900 de la localidad de Toay, y culminó cerca de las 21:00 horas con la demora de cuatro jóvenes que habían abordado un micro hasta Santa Rosa y se bajaron en la esquina de avenida Perón y Unanue.

"Inmediatamente (de la detención de las cuatro personas) se allana el inmueble en Toay, donde se hallaban reunidos doce personas mayores y algunos menores de edad. Al principio pretenden obstaculizar el procedimiento pero logran ser controlados; no obstante ello, impiden el control eficaz del interior de la casa, ya que quien era objeto del procedimiento es detectado una hora más tarde en una habitación oscura", confió ayer a El Diario una fuente policial.

En ese lugar se hallaron diversos elementos que denotaban la manipulación de estupefacientes, fundamentalmente de cocaína. Entre ellos, recortes de bolsas de nylon que se utilizan para preparar "las pepitas" o "bochitas", una balanza, un recipiente con dosificadores y restos de cocaína.

A los cuatro detenidos se le secuestraron 11 gramos de marihuana. El resto de esa droga -229 gramos, fraccionados en cinco envoltorios similares-, fueron hallados en un galpón de la parte posterior del inmueble allanado.

Durante el procedimiento, llegaron a la vivienda cinco hombres mayores -"algunos conocidos por su adicción a las drogas", dijo la policía- los que fueron trasladados hasta Toxicomanía para prestar declaración, habida cuenta que se presume que concurrían para proveerse de estupefacientes.

Finalmente, el Juzgado Federal dispuso la detención de un hombre de 31 años de edad, hasta hace poco tiempo dedicado a la actividad comercial en Toay.

Comentá la nota