Otro preso por caso Giraudo

(General Pico) - Durante un allanamiento, la policía capturó a un hombre de Caleufú vinculado familiarmente con Marcos Wirtz. Para los investigadores es clave su participación en el crimen del productor rural.
Vestido con una remera con inscripciones, una bombacha gaucha y alpargatas, cuando se dirigía a trabajar a una obra en construcción, así fue apresado el quinto sospechoso por el asesinato del productor rural, Armando Giraudo (69).

El operativo se inició bien temprano, cuando los investigadores junto a la policía de Caleufú, se apostaron cerca del lugar donde estaba viviendo Javier Formigo (36), en la casa de su madre. Una serie de indicios y pistas, más cruces telefónicos, habría otorgado cierta certeza a las pesquisas que se trataba de la persona que faltaba detener vinculada al asalto y posterior crimen.

"Conexión local".

Con una orden de allanamiento emanada del Juzgado de Instrucción 5, el titular de la Brigada de Investigaciones, Pablo Gandino y el jefe policial de Caleufú, Francisco Icuza, reunieron a sus hombres para cumplir el procedimiento.

La zona donde se llevó a cabo el operativo es cercana al acceso principal de Caleufú, un barrio de casas bajitas cruzado por pasajes y calles, al sureste del pueblo. Formigo alcanzó a caminar un trecho hacia el trabajo eventual que tenía cuando fue interceptado. Minutos después se realizó una inspección en la casa de su madre, afirmó una fuente.

Una pieza clave.

El nuevo detenido tiene una vinculación familiar con el propietario de la Renault Fuego, Marcos Wirtz, dado que en un tiempo fue pareja de unas de sus hermanas. Aunque desde hacía tiempo estaban separados y hasta existiría una denuncia de la mujer por lesiones provocadas por una golpiza que le habría propinado su marido, agregó la fuente consultada.

A Formigo se le conocen varios empleos esporádicos. Como hachero o realizando labores rurales en los campos de la zona. Al parecer, en invierno dedicaba parte del tiempo a la caza.

Además, en Caleufú son coincidentes los comentarios sobre su personalidad: "pendenciero y provocador", aseguran. Por su temperamento terminó en varias ocasiones envuelto en varias peleas.

La fuente precisó que Formigo estuvo trabajando hace un tiempo como alambrador en el campo de Giraudo, contratado por una tercera persona. Allí habría cumplido tareas durante un mes. "Conocía los movimientos de la familia, los accesos y los horarios. Es clave su participación en el homicidio", dijo la fuente, que ubica al involucrado adentro del establecimiento al momento de robo.

Solo en la celda.

Formigo fue trasladado ayer hasta los tribunales piquenses donde comenzó a ser indagado en forma inmediata por el juez Oscar de Marco. Pero el nuevo detenido no abrió la boca. Hasta más allá del mediodía permaneció en la Alcaidía cuando se dispuso que sea alojado en una celda de la brigada. Ahora, deberá la justicia establecer hasta qué punto las pruebas lo incriminan.

El paso dado por los uniformados colocó en segundo plano la llamativa aparición de un revolver calibre 22 encontrada en el patrullero de Winifreda, que fue utilizado en la noche del 2 de marzo para trasladar a dos de los acusados. El sitio donde fue encontrada -debajo de un asiento - y el tiempo transcurrido hasta hallarla, opacó la causa. No fueron pocas las personas relacionadas con la investigación que mascullaron su enojo ante semejante desatención atribuida a los policías de Winifreda.

Comentá la nota