Otro año perdido para el plan de recuperación de la Biblioteca Vigil

El edificio de Alem y Gaboto, donde funciona la regional de Educación, es uno de los bienes que todavía conserva la entidad.

A casi un año de la resolución judicial que dejó sin efecto la liquidación de la Biblioteca Vigil iniciada por la dictadura militar, la normalización de la legendaria institución se sigue demorando entre los vericuetos de la burocracia y los eternos tiempos judiciales. Mientras un grupo de vecinos organizado para recuperar la entidad salió a advertir sobre la falta de novedades en el último año, el triunviato elegido para conducir el proceso de elección de nuevas autoridades —con un plazo de 18 meses— avanza muy lentamente. El panorama hace prever que durante 2010 la Vigil continuará, de algún modo, intervenida; una materia más de las que la sociedad argentina sigue sin aprobar en casi 30 años de democracia.

   La Asamblea de Socios por la Recuperación de la Biblioteca Vigil, formada en 2004 por ex socios, ex alumnos y ex directivos, manifestó esta semana su preocupación por no tener novedades sobre el proceso de normalización resuelto hace un año por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes). En este sentido, se quejó de que el triunvirato nombrado por el organismo y revalidado por la Justicia provincial para normalizar la institución "ni siquiera ha respondido los pedidos de audiencia" que el grupo le ha formulado.

   "No sabemos si alguna vez se reunieron. Les pedimos una audiencia, pero nunca nos recibieron", se quejó el secretario de la asamblea, Carlos Taruselli. Y explicó que el Inaes resolvió el 1º de diciembre de 2008 dejar sin efecto la liquidación judicial de la Vigil, que se tramitaba en la Justicia desde 1977 (ver aparte).

   Según Taruselli, esa medida fue refrendada por el Juzgado Civil Nº 14 y así se estableció un plazo de 18 meses para que el triunvirato conformado por un representante del Inaes (Francisco Dallo), otro de la Federación de Mutuales de Santa Fe (Carlos Merli) y un tercero del gobierno provincial (Juan Enrique Lombardi) condujera la normalización de la Vigil, es decir, rearmara el padrón de asociados y convocara a una asamblea para la elección de autoridades.

   "Estábamos esperanzados en este proceso de normalización, luego de tantos años de intervención liquidadora. Pero pasaron diez meses desde que se nombró a estos funcionarios y ni siquiera sabemos si están haciendo algo", señaló Taruselli, y expresó el malestar existente en el grupo que integra: "Creemos que, por nada, la Vigil sigue siendo maltratada".

Demoras. Por su parte, Lombardi (integra el triunvirato por el Ministerio de la Producción santafesino) admitió que el proceso tiene una demora de cinco o seis meses. "Empezamos a delinear los papeles internos, recibos, fichas de inscripción y ahí tuvimos poblemas porque en el medio se retiró el juez que llevaba adelante el caso", explicó.

   "Nosotros le habíamos pedido dinero que estaba depositado en esa causa —añadió— para cumplir con uno de los aspectos de la resolución de efectuar una adecuada publicidad para la incorporación de asociados, porque no hay socios reconocidos y el Inaes dispuso crear un nuevo padrón. Luego hay que esperar unos meses para llamar a asamblea".

   En efecto, la resolución del Inaes ordena que la asamblea tiene que estar formada por socios con una antigüedad mínima de seis meses. Y para formar parte de la comisión directiva o del órgano fiscalizador, la antigüedad requerida es de un año. Con estos plazos, no podrá cumplirse el término de un año y medio fijado por el organismo.

   "El problema que más influyó en estas demoras fue la falta de una oficina para trabajar, teniendo en cuenta que los tres miembros de esta comisión vivimos en ciudades distintas", explicó Lombardi, y agregó que ese inconveniente fue superado meses atrás cuando el gobierno santafesino brindó ese espacio en una oficina en la sede de la Subsecretaría de Derechos Humanos en Rosario.

   "Hace un mes hicimos una presentación para que el juzgado nos entregara los fondos para hacer la convocatoria para inscribir a los socios", dijo Lombardi respecto de una cifra cercana a 28 mil pesos que pertenece a la Vigil. "Esperamos recibir ese dinero antes de la feria judicial, para poder empezar a inscribir", añadió el funcionario, y adelantó que para ello se piensa habilitar una oficina en la sede de Derechos Humanos y en el Centro Municipal de Distrito Sur.

Comentá la nota