Otro paso más en la carrera hacia 2011

El vicepresidente pretende poner al frente de la conducción de la UCR al mendocino Raúl Baglini. Busca sumar el mayor número de delegados posibles al plenario del Comité Nacional que designará al sucesor de Gerardo Morales.
Mientras cruje toda la construcción política que armó Elisa Carrió desde que se fue del radicalismo, después de años de ostracismo la UCR pondrá en marcha el último tramo de su reunificación para llegar a 2011 como espacio central del Acuerdo Cívico y Social. Mendoza, Santa Fe, Córdoba y Corrientes normalizarán su situación interna en los próximos meses para llegar en condiciones a la elección del presidente del partido, que se producirá en diciembre y reemplazará al jujeño Gerardo Morales. Julio Cobos ya tiene a su hombre y después de la elección legislativa dio la primera advertencia: si lo quieren como candidato a presidente, el jefe del partido deberá ser un dirigente "afín". En ese marco, y pese a las resistencias de algunos referentes nacionales, Raúl Baglini empieza a perfilarse como el candidato con más posibilidades.

La normalización del partido no se trata sólo de burocracia partidaria, sino que es clave para determinar quién sucederá a Morales. Lo cierto es que para llegar al cargo más alto en la UCR, es necesario integrar el plenario de delegados del Comité Nacional, compuesto por 102 representantes, cuatro por cada provincia y dos por la juventud, la Organización de Trabajadores Radicales y la Franja Morada. Frente a ese escenario, la provincia que más expectativas genera es la del vicepresidente, Mendoza.

Cobos les aconsejó a todos los cobistas participar de la interna local para definir las autoridades y los cuatro delegados que participarán del plenario. Con esa instrucción, Consenso Federal, presidido por Juan Carlos Jaliff, pasaría a la historia, convirtiéndose en una línea interna de la UCR. En una reunión con sus máximos hombres de confianza en su despacho del Senado, el vice ratificó su apuesta por el Frente Cívico Federal, alianza entre UCR, ARI y PJ disidente que le valió una victoria contundente en su provincia. Cerca del vicepresidente señalaron que en esa estructura podrían alojarse los cobistas que no pertenecen al radicalismo.

En la elección mendocina, Baglini podría convertirse sin problemas en uno de los cuatro delegados y así cumplir los requisitos para ser presidente del partido. Sin embargo, no descartan que haya inconvenientes respecto de la presidencia del comité local. Es que el ex gobernador, Roberto Iglesias, "tiene diferencias" con la figura de César Biffi, el candidato de Cobos en 2007 que fue derrotado por el peronista Celso Jaque. "El Viti acá en Mendoza no tiene un solo legislador provincial que le responda", dicen los íntimos del vicepresidente cuando Página/12 los consulta por el intendente de Mendoza capital, Víctor Fayad, acérrimo enemigo del vice.

Aunque en un primer momento se perfilaba como candidato ideal a encabezar el Comité Nacional porque contaba con el apoyo de casi todos los sectores del radicalismo, el senador Ernesto Sanz adelantó que quiere seguir al frente del bloque de senadores.

La segunda provincia más importante para la UCR es Córdoba. El radicalismo desoyó allí los consejos de la cúpula nacional que buscaba una alianza con Luis Juez, sacó un senador y ganó en Diputados. Por ese motivo, Ramón Mestre y Oscar Aguad salieron fortalecidos de la elección y aparecen con más fuerza para imponer su criterio en las internas. El actual conductor del partido en ese distrito, Mario Negri, quedó algo debilitado después de intentar sin éxito un frente común con el candidato de Carrió. Precisamente los cobistas le achacan esa postura.

"Lo de Negri no tiene el apoyo de Córdoba. Quería ir con Juez, así que no es una alternativa", sentencia un íntimo del vice. Además, Cobos ya hizo gestiones con otros dirigentes de esa provincia y le garantizaron su respaldo a la figura de Baglini.

Morales había adelantado que el próximo jefe de la UCR tiene que ser un hombre "de la resistencia". Es por eso que ahora los cobistas remarcan la doble condición de Baglini durante la última diáspora. "El gordo nunca participó del ConFe", señala un mendocino muy cercano, que incluso intentó sin éxito afiliarlo al partido del vicepresidente. Si bien Baglini no le puso el hombro como otros en los tiempos malos, también es cierto que no se comprometió con el radicalismo K. Presidente de la bancada radical durante la segunda mitad de los ’90, en los últimos años se convirtió en hombre de consulta del vicepresidente pero también en asesor de los bloques de legisladores radicales.

En Corrientes, en cambio, la clave para la reunificación pasará por la elección a gobernador que será en agosto. Allí dos fracciones de la UCR compiten por el primer lugar: por un lado el gobernador Arturo Colombi buscará renovar su mandato con el apoyo del vice, mientras que su primo Ricardo Colombi intentará ganarle con la estructura orgánica. Fuentes del radicalismo le adelantaron a este diario que hay un acuerdo tácito entre los dos espacios y que después de la elección ya está pactada la reunificación. Quien gane quedará al mando. Si Arturo renueva, Cobos sumará más avales para la postulación de Baglini.

En Santa Fe la elección se realizará en la segunda semana de noviembre. Seguramente ganará la corriente de la UCR que acompaña el Frente Cívico Progresista de Hermes Binner, de buenas migas con Cobos. Catamarca y Tucumán son otras dos provincias que el vicepresidente tiene en su lista de aliados. Pero además, acumula el apoyo de varios hombres fuertes de la UCR, que no necesariamente están al mando de las estructuras. Enrique "Coti" Nosiglia lo ve como posible presidente en 2011 y trabaja para eso.

Hasta ahora la mayor traba parece colocarla el actual presidente del partido. Pero los cobistas tienen un as en la manga: "Si él quiere ser gobernador de Jujuy en 2011, va a necesitar el apoyo de Julio", argumenta un importante operador cobista. En ese contexto, la postulación de Ricardo Alfonsín como candidato a conducir el partido se coloca más abajo, por el tercer puesto en la provincia de Buenos Aires y la falta de apoyos del líder bonaerense.

Comentá la nota