Otro papelón de Karzai en Afganistán

El Parlamento afgano rechazó ayer 17 de los 24 ministros presentados por el presidente Hamid Karzai, pero aceptó a los principales. Sólo los ministros del Interior, de Defensa, Educación, Cultura, Agricultura e Industria fueron aceptados.
El presidente Karzai, reelecto el 2 de noviembre tras unas elecciones marcadas por el fraude, tardó más de mes y medio en presentar su proyecto de gobierno a los diputados. Lo hizo finalmente a mediados de diciembre.

La composición del gobierno supone un sutil equilibrio entre las demandas de la comunidad internacional, que llama a Karzai a luchar contra la corrupción endémica del país y pide un gobierno compuesto por ministros íntegros y competentes, y la necesidad política de recompensar a los hombres de influencia que apoyaron la reelección del mandatario.

El Parlamento afgano está compuesto por grupos heterogéneos, que incluyen a ex jefes de guerra antisoviéticos, a sus antiguos adversarios comunistas, a tecnócratas formados en Occidente y a personalidades de la sociedad civil. La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, sugirió a finales de noviembre al presidente Karzai que reclutara a ministros con un perfil de experto antes que a ex jefes de guerra. Washington avisó que su ayuda financiera estaría condicionada a los esfuerzos en la lucha contra el terrorismo.

Tras prestar juramento el 19 de noviembre, el jefe de Estado invistió él mismo a sus dos vicepresidentes, dos ex jefes de guerra con una reputación controvertida: Karim Jalili de la tribu hazara y Mohamad Qasim Fahim, de la tribu tayiko, un antiguo líder de la resistencia contra los soviéticos. Este último está acusado por Human Rights Watch de violación de los derechos humanos y de tráfico de drogas. Entre los ministros rechazados por el Parlamento el sábado figura Ismail Khan, otro ex jefe de guerra. "Karzai no reflexionó lo suficiente sobre la lista que presentaba", comentó Nasrulá Stanikzia, profesor de Derecho de la Universidad de Kabul.

Comentá la nota