OTRO PAPELON EN BRAGADO, DE LA POLICIA Y DEL DIRECTOR DE SEGURIDAD MUNICIPAL.

A principios de agosto, el diario La Voz de Bragado había titulado: "HECHOS DELICTIVOS ESCLARECIDOS POR LA POLICIA". En la nota, cuya versión en internet puede leerse, dice "El Comisario Oscar Martignone, jefe operativo en el marco de la Policía Comunal, en la tarde de ayer en declaraciones a distintos medios de prensa locales, informó sobre el esclarecimiento de dos hechos que fueron denunciados en su momento por los respectivos damnificados.
Previamente, el Director de Seguridad Municipal, Emilio Ballesteros, destacó el trabajo que viene realizando la policía de Bragado y dijo que los delitos en los últimos días han mermado considerablemente "y esto es producto del trabajo del Comisario Martignone y su gente. También indicó que de los distritos que pertenecen a la Departamental Pehuajó, se ha dicho que Bragado es la ciudad de menos hechos delictivos". El IndeK es un poroto, en comparación.

Después de la detención de Luis Ludueña y Carlos Francisco Almirón, me enteré que convocarían a esa gélida conferencia de prensa, de las que administran los funcionarios (parafraseando a Carlos Stornelli), dicho sea de paso, representantes del más ácido populismo argentino, y enseguida percibí que alguien saldría dañado. Estos funcionarios irresponsables, primero se apuran a condenar y después hacen el reconocimiento en rueda de personas. No en sentido social sino jurídico. Detienen, escrachan a pobres tipos y después se hacen que se olvidaron. Los inescrupulosos ni siquiera piden perdón, pese al grave daño que hacen, como pasó en el caso Morillo, que les tiraron el código penal por la cabeza, pero lo indagaron de la mitad de los hechos que los condenaron. Casualmente, en ambos intervino el mismo agente fiscal, Héctor Zunino.

El mismo día del robo, llame a un informante -de los que permanente recluto en la Estación de Policía-, para conocer más detalles que los escuetos hechos señalados en el mail que manda la policía, que indicó que tenían una pista. No pregunté quienes eran pero supuse, en ese momento, el día del robo, que uno era Ludueña, ya que habían pedido la detención por un asalto a un campo de La Limpia, que el juez de garantías les negó con razón. Un buche les había pasado el dato que Ludueña había participado y estaban como locos buscando cualquier prueba.

Solo BV.COM dio la información exacta. En nota informativa se señaló: "este martes prestaran declaración indagatoria ante el agente fiscal de Mercedes Héctor Zunino, que entiende en la causa, pero las pruebas penden de un hilo". Habían detenido dos personas en base a la ilegal práctica de someterlos a reconocimiento fotográfico.

***

almiron-interior.jpgEste viernes fui en busca de Carlos Francisco Almirón. Cuando pasaba en mi auto, no me detuve en la casa, en el Barrio Las Violetas, aunque tuve la intuición que allí era, a unos 15 metros del acceso Elizondo, pero seguí hasta el fondo de la calle Los Claveles. A una mujer que regaba la calle, pregunté dónde vivía Almirón y no supo decirme. Entonces, se me ocurrió decirle "al que metieron preso por ladrón, hace unos días". "Ahhh", fue la inmediata respuesta, y me indicó donde era. Almirón me conocía, ya que visité en varias oportunidades la casa de su madre, en el Barrio El Ombú, como le dicen algunos, o Fátima, como le dicen otros. Resultó hermano de Macho Almirón, ya fallecido. Después de golpear las manos en la casa de aspecto humilde, me atendió la mujer, y María de los Ángeles, la hija, y me hicieron pasar.

Antes de la entrevista, que se puede ver en el video publicado abajo, los comentarios de los familiares de Almirón fueron elocuentes: "Ni siquiera fueron capaces, cuando lo llevaron a internar, de avisarnos a nosotros, que somos los hijos. Yo me enteré porque fui a la Comisaria el martes, a ver si necesitaba algo, como era el día de visitas; "no" me dicen, si está en el Hospital ", dijo María de los Ángeles. La mujer, tomó un diario, y comentó: "acá dice que el Comisario sabia que era inocente y porqué no lo largó". Otra persona aclara "acá", señalando, a modo de cuestionamiento a ese diario, "¿pero en el otro?, o en el que sacaron primero la foto grande".

"Para la rueda de reconocimiento no encontraban personas de la fisonomía mía, para el otro imputado sí", cuenta Almirón, desde un principio y en forma cronológica, sin que se lo haya pedido. "La doctora (María Fernanda) Montero (defensora oficial) me dijo "esto es lo mas parecido a usted que encontramos. "En la rueda de reconocimiento estaba un policía, Selpa, los otros dos no los conozco, y bueno … al rato se abre la puerta , y la doctora Montero dijo reconocieron al 3, yo tenia el 4. Al ratito se abre la puerta otra vez y me dice es dudoso, no, no…y ahí pasé al calabozo de vuelta"

Cuando iba para el calabozo un auxiliar de la Fiscalía 3 lo hizo participar de otro procedimiento. "Yo le a voy a abrir una puerta y usted me va a decir sí o no; hay una persona ahí". Abren la puerta, Almirón miró y dijo "si"; "era el forrajero", aclara Almirón. Después lo hacen mirar por la ventanilla y le preguntan por otra persona: "¿es el albañil que usted dice?"; "no", contesta el cada vez menos sospechoso; "ese albañil vive para el otro lado. El que yo digo está a 30 metros de mi casa, que es el albañil que le está haciendo la casa a un chico, que es policía también". Se refería a los testigos de su coartada.

El lunes 10 se acostó, y el martes apareció en el Hospital. Según le dijo un policía había sufrido un ataque de presión. El miércoles recuperó la libertad por falta de mérito, como lo había planteado su defensora oficial, la abogada María Fernanda Montero. Este viernes 14 recibió la visita de la Fiscalía 1, para investigar el origen de los golpes en la espalda y la internación. Otro comentario elocuente fue que el agente Fiscal Zunino le dijo que tenía que salir a los diarios para aclarar todo. "Yo me siento mal", expresó. A diferencia de los funcionarios que lo expusieron como un trofeo ante la indefensa sociedad de la información, con la complicidad de los medios adictos al oficialismo de turno, Almirón es muy agradecido y muy educado, quizá porque es de condición humilde. Reiteró que agradecía al Comisario que había informado sobre su inocencia en una nota que minimizó el hecho, en una pagina interna del diario La Voz de Bragado. Cuando lo condenaron salió una "foto grande", se dieron cuenta sus familiares. La única disculpa que tuvo fue por el diario, de parte del Comisario del Pueblo: "Como todos dicen tiene razón pero marche preso", concluye Almirón.

***

En el final de la entrevista, Almirón es claro: "alguien tiene que ser el que me haya acusado a mí, eso quiero saber yo. "Hay que sacar una planta ahí va Almirón a sacar la planta, hay que dar sangre ahí va Almirón a donar sangre… ahora yo voy a pedir un trabajo y me dicen ¿cómo se llama usted?, Almirón Carlos" , se contesta el mismo, y concluye: "pero usted salió en el diario que robó".

Ya terminada la entrevista, la mujer de Ludueña da el dato, en la puerta cuando me despediam. El dato, creo, más significativo del caso, que pone de manifiesta la crisis existente en el Departamento Judicial. Dijo. "lo mas lindo que Salvador tiene al vecino de peón, que tiene 78 años, que desde los 11 trabaja, y ¿cómo?; pasa todos los días a buscarlo. Fue ese hombre de 78 años a declarar también, es Lito Rudino".

¿Cómo pudo Cristian Rodolfo Salvador reconocer en fotografías a Carlos Almirón? Si además después en rueda de reconocimiento dijo que este pobre hombre no era. Simple: son prácticas de la maldita bonaerense que nunca se va terminar. La corrupción –en sentido sociológico, no de delito- y la ineptitud son las causas de la inseguridad, y de la injusticia. Pero también cuanto valor conserva el refrán de Francisco de Quevedo (1580-1645): "MENOS MAL HACEN LOS DELINCUENTES QUE UN MAL JUEZ".

Comentá la nota