Otro "no" nuclear para Irán

Washington rechazó por completo la idea de cambiar los países que enriquecerían el uranio y acortar los plazos de entrega. Las Naciones Unidas ni siquiera consideran que tal cosa sea una contrapropuesta.
Estados Unidos le dijo que no a Irán. "No tengo la sensación de que estemos cercanos a un acuerdo", aseguró ayer el secretario de Defensa norteamericano, cuatro días después de que Teherán presentara su contraoferta en la negociación por su programa nuclear. Desde Ankara, Turquía, el funcionario no quiso discutir sobre la nueva propuesta del régimen islámico y pidió una respuesta, concreta y rápida, sobre el plan diseñado hace más de seis meses por las principales potencias mundiales para enriquecer el uranio iraní en el exterior. Además, reiteró que están dispuestos a imponer nuevas sanciones contra Teherán, algo que China por ahora amenaza con vetar en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Pero lo cierto es que esta vez el malestar no es sólo de Estados Unidos. Ayer, aprovechando el marco de la conferencia internacional sobre seguridad en Munich, el director de la agencia de energía nuclear de la ONU, Yukiya Amano, se reunió con el canciller iraní, Manuchehr Mottaki. Para el funcionario persa, la conversación fue amable e interesante. Para Amano, en cambio, fue improductiva. "No había nuevas propuestas. No he recibido contrapropuestas de Irán", sentenció el diplomático.

No ahondó en detalles ni en ataques directos a Teherán, pero dejó en claro que para las Naciones Unidas la propuesta lanzada por el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad no califica como una verdadera contrapropuesta. El martes, Ahmadinejad había reclamado cambiar los países destinatarios del uranio iraní y acortar el plazo para re-importarlo a sólo cinco meses.

La propuesta original del grupo 5 más 1 (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, Rusia y Alemania) prevé que Irán consigne 1200 de los 1.500 kilos de uranio enriquecido al 3,5 por ciento del cual dispone y lo exporte a Rusia o Francia, donde será enriquecido hasta el 20 por ciento. Un año más tarde, el uranio será devuelto a Irán, listo para ser utilizado como combustible. De esa manera, las potencias garantizan que Teherán no podrá enriquecer clandestinamente más uranio para bombas nucleares.

Comentá la nota