Otro notable triunfo para consolidar un liderazgo que hace historia en Tandil

Por primera vez en la historia de la ciudad, un partido político gana cuatro elecciones en forma consecutiva. El lunghismo obtuvo un notable triunfo, superando ampliamente las expectativas previas. Con el 45 por ciento de los sufragios, superó a la oposición (24 % FjP y 21 de Unión Pro). La suma de los votos y la diferencia hacían que la UCR retenga las cinco bancas que estaban en juego.
Desde las 13, el radicalismo se daba por ganador. Incluso más, admitía su sorpresa por una diferencia mayor a lo que oportunamente los sondeos expresaba días previos. Es que aquellas encuestas hablaban de una victoria, pero superando apenas el 30 por ciento. Empero, a medida que pasaban las horas y la boca de urna lo pronosticaba se dio el resultado inesperado para propios y extraños: el candidato lunghista, Marcos Nicolini, superaba el 40 por ciento, incluso más votos que el otrora buen candidato Héctor Equiza, en el 2005, había cosechado.

Básicamente el convencimiento se ratificó cuando el propio Auza desde los micrófonos de la 1560 reconocía la derrota, y por sus números entendía que el resultado iba a ser coincidente con finalmente sucedió.

En efecto, ya entrada la noche, pasadas las 20, Julio Elichiribehety informaba a los correligionarios en el Comité sobre una tenencia favorable marcada, y así la UCR echaba a rodar su alegría. El porcentaje hablaba de un 45 por ciento a favor del oficialismo, por sobre un 24 por ciento para el auzismo y 21 por ciento para Unión Pro.

Pasadas las horas, y a media hora superadas las 22, el equipo operativo radical ya se daba por concluida la tarea de recuento de votos. Con un 97 por ciento de los sufragios escrutados, se ratificaba aquel porcentual, con una diferencia tal entre ellos y el tercero, que ya se podía asegurar que la disposición de distribución de bancas redundaba en cinco bancas para la UCR, tres para el Frente Justicialista para la Victoria y apenas dos para Unión Pro.

Así las cosas, además de la notable diferencia obtenida por Nicolini frente a sus principales rivales electorales, la UCR celebraba también haber retenido las cinco bancas que había puesto en juego. Ni más ni menos que a seis años de ser gobierno y frente a lo que se presentó como los candidatos más fuertes que la oposición podía presentar.

El convencimiento de obtener cinco de las bancas del HCD devino del complejo cálculo que implica e coeficiente bajo el sistema don. La explicación versaba sobre la diferencia existente entre los votos que suma el radicalismo (25 mil), frente al tercero Unión Pro (12 mil).

Otro dato para festejar para Lunghi y compañía para enfatizar un pasado y presente notable en el mosaico electoral local fue que haciendo un repaso por la historia contemporánea democrática, por primera vez una fuerza política logra cuatro triunfos consecutivos en las urnas, situación que ni siquiera el infranqueable liderazgo zanatellista de los 90 había logrado. Así las cosas, a Lunghi y compañía le quedan un par de años confiados en el respaldo popular, sabedores que por este camino difícilmente la arrebate la intendencia por un buen tiempo.

Comentá la nota