El "otro Narváez" apareció y dejó más dudas que antes

El "otro Narváez" apareció y dejó más dudas que antes
Se mostró por primera vez, dijo que no le interesa la política y criticó a De Narváez
Y un día, Fernando Jesús Narváez mostró su rostro. Por primera vez desde que lanzó su candidatura a diputado nacional, cuestionada por Unión Pro por "pretender confundir al electorado y beneficiar al kirchnerismo", el misterioso postulante hizo su primera aparición pública, 23 días antes de las elecciones.

"No me interesa hacer mucha política", expresó, tras dos semanas de silencio y confusión sobre su futuro, ya que el partido al que representa retiró su candidatura en la Justicia en medio de una fuerte polémica respecto de sus reales intenciones y las denuncias penales del partido de Francisco de Narváez.

En entrevistas editadas ?no ofreció ninguna en vivo?, se pudo ver un Narváez menos elocuente que aquel que había aparecido en radio hace 10 días. Las "dos versiones" del candidato dieron pie para especulaciones en Unión Pro acerca de la posible existencia de una tercera persona involucrada, que habría atendido las entrevistas anteriores.

"Resultó muy llamativo que exista tan clara diferencia en la voz de quien concedió entrevistas radiales a medios nacionales y la voz de la persona que apareció hoy [por ayer] con el nombre de Fernando Jesús Narváez en la entrevista televisiva", dijeron en la oficina de prensa de Francisco de Narváez, ante la consulta de LA NACION. Tampoco descartaron que el conflicto con el "falso Narváez", como lo llaman, fuera a extenderse en los próximos días.

Según anticipó el vocero de Narváez, Rodolfo Fucks, esta tarde darían una conferencia de prensa en el hotel Bauen, de Buenos Aires, seguida de una marcha hacia la Cámara Nacional Electoral. Hasta ayer, su explicación a la hora de no mostrar al candidato era "evitar cualquier tipo de presión" al tribunal.

Así como Narváez se mostró más reservado que en otras notas periodísticas, incluyendo la que tuvo con LA NACION, en esta ocasión fue menos virulento con el líder de Unión Pro. Sólo dijo que hasta hace tres años no lo conocía y que se hizo famoso gracias a sus denuncias. "Yo no hice campaña, me la hizo este señor", deslizó. Y sorprendió con otra coincidencia con De Narváez: al igual que el empresario, Fernando Jesús mostró su cuello tatuado. De un lado, una letra "V", por Valentín, y otra "L", por Luciana, sus hijos. "Rodeadas de alitas", describió en la entrevista concedida a C5N.

En ese clima se desarrollaron sus declaraciones, que permitieron a Narvaéz dar a conocer su costado humano: "Mucha política no me interesa hacer. Me gusta el trabajo social, ayudar a los pobres, a la gente de barrio, como soy yo. Nací en mi barrio y creo que voy a morir en mi barrio".

La opción

En otra de sus definiciones sorprendentes, este aspirante a candidato de 34 años dijo: "Yo quiero ser candidato y que la gente elija: Fernando o Francisco. Tengo todo el derecho, por más que sea pobre; y si alguien de mi partido no estaba de acuerdo podría haber dado un paso al costado".

Narváez aludió así al apoderado y tesorero del Partido para la Acción Solidaria Independiente Bonaerense (Pasib), Facundo Fernández, que el jueves lo sacó de la lista ante la justicia electoral, decisión que luego fue oficializada por el juez con competencia electoral Manuel Humberto Blanco.

"De repente me entero por noticias de que me había bajado gente de mi partido que estaba de acuerdo con mi candidatura dos días antes de la presentación. Ni me preguntaron ni me notificaron. Mi idea es distinta, yo quiero ser candidato", insistió.

Sin embargo, en su entorno advirtieron que el conflicto no estaría dado con el apoderado ni con su padre, Horacio Fernández, uno de los creadores del Pasib, sino con otro directivo, Gustavo Cuervo. "Se volvió incontrolable la relación con el partido porque Cuervo maneja una parte y hoy se esconde como una rata", disparó Fucks, que custodia a Narváez junto a Gustavo Sapia, el esposo de Julia Ratcliffe, la única candidata que presentó un escrito para reincorporar a Narváez.

Claro que tanto Fucks como Sapia no provienen del partido, sino de la agrupación peronista Gustavo Rearte, y fueron quienes acercaron a Nárvaez al Pasib. Sapia se define como seguidor del santafecino Carlos Reutemann y Fucks, del ex presidente Néstor Kirchner. Pero ambos integran la red del PJ digital, que días atrás se fusionó con el sitio web Generación K para formar w ww.votamospositivo.com.ar , la página en Internet de la campaña de Néstor Kirchner.

En PJ Digital, Fucks se refiere a sí mismo como un "militante peronista desde hace 37 años", mientras Sapia aparece como un licenciado en marketing "componedor".

Ajeno a estas internas, el candidato sin partido decía en las entrevista (también atendió a Telefé): "Yo quiero ser candidato".

La apelación

Como el partido es soberano a la hora de definir sus listas, se prevé que la Cámara Electoral rechace las aspiraciones de Narváez en un fallo que dará a conocer en los próximos días, según adelantaron fuentes judiciales a LA NACION.

Sus posibilidades quedaron más reducidas ante las dudas que genera su escasa historia política. Ante la prensa, dijo ser un "militante social" y un hombre de barrio del "conurbano profundo".

Narváez aludía a la vecindad de Albatros, en Merlo, por donde no se lo ve desde hace dos semanas, según le dijeron el martes a LA NACION sus vecinos y familiares. También desconocieron que tuviera militancia política alguna.

"Me dejaste helado, nunca supe que andaba en política. Se habrán equivocado de persona", dijo Andrés Reyes, vecino y primo de Narváez.

Solá: "Nos consta que le dieron plata"

* Felipe Solá, compañero de lista de Francisco de Narváez, se sumó con una denuncia a la polémica en torno a la sugestiva candidatura de Fernando Jesús Narváez a diputado por un desconocido partido bonaerense. "Fue una truchada. Nos consta que fue una truchada y nos consta que le dieron plata", arremetió. Sugirió, además, que el Gobierno era responsable de la operación, al decir que la Casa Rosada "debería dar explicaciones" por el caso. "Algunas truchadas se pueden hacer y las ratifican los jueces. Otras, no: no resisten el menor análisis", señaló el candidato y ex gobernador bonaerense.

Comentá la nota