El otro López, un patagónico de bajo perfil funcional al poder

Roberto Armando López es contador, tiene 54 años de edad, y es el titular de la Lotería Nacional desde octubre de 2004. Antes fue miembro del Banco de Santa Cruz, su tierra natal, el lugar donde conoció al matrimonio presidencial.
Según se comenta en la Rosada, es un soldado leal de la causa kirchnerista, cultor de un perfil bajo, al que no le agrada salir en los medios, con la excepción de las revistas especializadas.

Fue el autor intelectual de la instalación de máquinas tragamonedas en el Hipódromo de Palermo, un negocio que controla Cristóbal López, el empresario amigo de Néstor Kirchner, y que reditúa 6 mil millones de dólares hasta el fin de la concesión.

Por decreto del 5 de diciembre de 2007, Kirchner le prorrogó ese negocio a Cristóbal hasta el año 2032. Sin embargo, el contrato no vencía durante el mandato de Néstor. Tampoco durante el de Cristina, sino en el año 2017. ¿Por qué entonces se firmó el decreto de renovación diez años antes de lo que correspondía?

López, el titular de Lotería, encontró una buena razón: si no lo firmaban ellos, Cristóbal no hubiera podido tener la posibilidad de colocar en el hipódromo otras 1.500 máquinas que se sumarían a las 3 mil ya existentes. Con eso aumentarían exponencialmente el volumen de recaudación.

El argumento para aumentar la cantidad de máquinas en Palermo era una supuesta demanda insatisfecha, aunque desde el entorno de Cristóbal aclaran que no existe tal demanda insatisfecha y que de hecho "no es negocio poner más máquinas".

Un convenio firmado por Roberto López y Mauricio Macri estuvo a punto de ser convalidado por la Legislatura porteña. Si no fuera por el escándalo mediático que se desató a raíz de la difusión de la noticia, el convenio hubiera legitimado el avasallamiento del Gobierno nacional sobre el juego porteño, que debería ser jurisdicción de la Ciudad.

Otro protagonista de la historia es el vicepresidente de la Lotería Nacional, Andrés Cimadevilla, un abogado de 42 años que llegó al organismo. Pero a diferencia de Roberto López proviene de Chubut, la tierra donde Cristóbal López es amo y señor. Hay quienes le atribuyen a Cimadevilla el desarrollo de los casinos de Casino Club en Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y Trelew.

El trato de las autoridades de Lotería con Cristóbal es frecuente: el empresario extiende sus tentáculos del juego en casi todas las provincias del país.

Cifras millonarias

Las últimas estadísticas oficiales que publica el sitio de Lotería Nacional en la Web, que corresponden al año 2005, indican que la recaudación total por los juegos del organismo en todo el país asciende a más de 10 mil millones de pesos.

A partir de 2004, año en que ingresó Roberto López a Lotería Nacional, las ventas de Lotería incluyen las entradas a los bingos y los hipódromos. De todos modos, en diez años las ventas del organismo se multiplicaron de manera impresionante. En 1991, la cifra de ventas de Lotería Nacional ascendía a poco más de 800 millones de pesos.

Del total recaudado por ventas, 96 millones de pesos fueron en 2005 al Ministerio de Desarrollo Social, que controla Alicia Kirchner.

También de esos 10 mil millones totales de recaudación por ventas, unos 93 millones de pesos fueron para el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Comentá la nota