Otro 20 de Junio con escasa presencia de la Nación

Con la ausencia de la presidenta Cristina Kirchner por segundo año consecutivo, y a casi una semana de las elecciones legislativas, el ministro de Justicia y Seguridad nacional, Aníbal Fernández; el gobernador Hermes Binner, y el intendente Miguel Lifschitz encabezarán hoy en Rosario el acto central por el Día de la Bandera.
El nuevo faltazo de la jefa del Estado maduró a lo largo de la semana en función de la nula respuesta de la Casa Rosada al pedido de confirmación de la invitación extendida por Lifschitz, primero, y Binner después, durante la última visita de Cristina a la región.

   Finalmente, en la tarde de ayer se recibió un llamado telefónico de Justicia y Seguridad adelantando el desembarco de Fernández.

   Las consultas previas a Protocolo presidencial sólo habían cosechado "ambigüedades", según deslizaron a La Capital desde uno de los despachos más cercanos al escritorio de Lifschitz, al tiempo que los referentes kirchneristas aseguraban no tener mayores precisiones.

   Tampoco pasó desapercibido el hecho de que la avanzada de Presidencia suele arribar 48 horas antes al lugar previsto para el acto para preparar el dispositivo de seguridad. Pero nadie enviado desde Balcarce 50 terminó pisando suelo rosarino.

   Incluso el intendente había descartado públicamente la visita de la primera mandataria, al igual que la supuesta llegada del vicepresidente Julio Cobos.

Tocando pista. Fernández, en tanto, aterrizaría entre las 9.15 y las 9.30 en el Aeropuerto Internacional Islas Malvinas.

   Luego, el ministro y Binner irán en un helicóptero de la Gobernación hasta Prefectura, donde los recibirá Lifschitz. Una vez juntos, recorrerán por tierra los escasos metros que los separarán del palco.

   El desfile cívico-militar y la participación de la bandera más larga del mundo, realizada con el aporte de los rosarinos (proyecto Alta en el Cielo), comenzará sobre las 10. El intendente aclaró que en caso de lluvia "el acto se hará igual, porque significa un gran montaje de infraestructura".

   La ceremonia continuará con la entonación del Himno Nacional, tras lo cual el arzobispo de Rosario, monseñor José Luis Mollaghan, realizará una invocación religiosa.

   Después de los discursos de Lifschitz y Binner llegará la toma de juramento de lealtad a la bandera a los efectivos militares formados en la avenida Belgrano. Y el momento del desfile, del que también participarán los veteranos del conflicto bélico por las Islas Malvinas.

   En 2008, y surcado por el áspero conflicto con el campo, a última hora se confirmó que Cristina iba a celebrar el Día de la Bandera en Quilmes.

   Sólo llegó a la ciudad la ministra de Salud nacional, Graciela Ocaña, quien fue testigo de uno de los actos por el 20 de junio de menor convocatoria de público desde el regreso de la democracia.

Altibajos. De 1983 en adelante, únicamente nueve desfiles contaron con la presencia de jefes del Estado.

   Néstor Kirchner alternó: en 2007 llegó junto a su esposa y gran parte del gabinete, pero en 2006 faltó porque estaba en España.

   En 2005 pisó suelo rosarino, mientras que en 2004 no vino por razones climáticas. En 2003, recién asumido, fue el plato fuerte de la celebración patria.

   Eduardo Duhalde, en tanto, envió a dos funcionarios de segunda línea en 2002.

   Un año antes, Fernando de la Rúa había eludido el acto (su fallido gobierno lo consideró de "carácter local"). En 2000 el presidente no estaba en el país y el vice debía conducir la reunión de gabinete.

   Carlos Menem se escudó en las inclemencias meteorológicas para faltar en 1999, mientras que en 1998 y 1997 fue de la partida (ese último año colocó la piedra basal del puente Rosario-Victoria).

   La ausencia del riojano fue moneda corriente en 1996, 1995 y 1994. Y en 1993 desembarcó en la ciudad, pero sus seguidores terminaron a las trompadas con militantes de la Federación Universitaria de Rosario (FUR). Tampoco vino en 1992, aunque sí lo hizo en 1991 y 1990.

   Raúl Alfonsín, a su vez, sólo se subió al palco en 1984.

Comentá la nota