Otro intento para que se reabra la causa por el asesinato de Viola

Se cumplieron 35 años del atentado del ERP.
"A María Cristina Picón no la lleva el odio; está convencida de que el pasado puede sanarse y de que puede reconciliarse la Patria juzgando a todos, sin excluir a nadie ni violar el principio del doble juzgamiento. Ella busca que se dicte sentencia contra los autores intelectuales del ataque, contra los que prestaron la colaboración necesaria desde el Estado y contra los dirigentes de Estado foráneos que entrenaron a los guerrilleros que enlutaron al país", afirmó ayer Javier Vigo Leguizamón.

Su intervención se produjo en la audiencia convocada por la Cámara Federal de Apelaciones para determinar si se debe reabrir o no la causa por los homicidios del capitán Humberto Viola y de su hija María Cristina, y de las graves lesiones que sufrió su otra hija, María Fernanda. El hecho ocurrió el 1 de diciembre de 1974, protagonizado por un comando del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

El abogado es apoderado de la viuda de Viola, quien pidió que se reinicie la investigación judicial del ataque, al sostener que fue un crimen de lesa humanidad y, por ende, imprescriptible. La solicitud fue rechazada por el juez federal subrogante Daniel Bejas, que negó que el episodio pueda ser interpretado como lo planteó la querella y recordó que hubo condenas sobre los acusados del crimen, con cumplimiento efectivo.

El letrado, en cambio, aseguró que la decisión de Bejas implicó una violación al principio de objetividad, a la autonomía del querellante particular y al debido proceso, que sólo se respeta cuando la parte es oída y no cuando se le cierran las puertas a la investigación.

De la audiencia participaron los camaristas Ernesto Wayar, Marina Cossio y Graciela Fernández Vecino (Raúl David Mender y Ricardo Sanjuan se excusaron de intervenir en este expediente). Tras el alegato in voce, el tribunal está en condiciones de dictar sentencia. Por el contenido de la causa, el fallo se dictaría en febrero o en marzo de 2010, ya que se debe analizar también la razón jurídica de lo pedido por la querella.

Vigo Leguizamón remarcó el propósito que impulsa a la viuda de Viola a pedir que se reabra la causa: "este juicio no es un caso más: hoy se puede actuar con una memoria literal, como si fuera un hecho del pasado; o con la memoria ejemplar, tratando de obtener una lección para el futuro".

El pensamiento de Alberdi

El profesional rosarino citó a Juan Bautista Alberdi, en su obra El crimen de la guerra, cuando afirmó que la Justicia puede servir como instrumento del crimen o como instrumento de paz y de reconciliación sin ponerse de un lado o del otro.

"¿Hemos construido un Nunca Más en la Argentina luego de 26 años de democracia? Supongamos que se abran todos los procesos y que se juzgue a todos los militares y a todos los guerrilleros, pero no extirpamos la lógica de la violencia ni rescatamos el sagrado valor de la vida, la tragedia puede volver a ocurrir. Esta es la responsabilidad moral que pesa sobre sus espaldas de la autoridad", remarcó.

Estadísticas

El abogado querellante se quebró al reconstruir el ataque que ultimó al militar y a sus hijas, y reclamó que se piense en los derechos humanos que se violaron. "No fue un hecho aislado ni colateral la muerte de María Cristina. Acaso los criminales han construido un mundo mejor al llegar al poder, han disminuido la pobreza y la indigencia, acaso se quejan de la corrupción. Se tejió un manto de impunidad para los actos de la guerrilla", se quejó, al tiempo que enumeró la cantidad de atentados cometidos entre 1969 y 1979. Según él, se registraron 5.215 atentados con explosivos, 2.013 acciones intimidatorias con armas, 1.501 asesinatos, 551 robos y 52 ataques contra medios de comunicación.

Tras la intervención de Vigo Leguizamón, el tribunal le dio la palabra al fiscal federal general, Gustavo Gómez, quien se limitó a preguntar por las ausencias de Mender y de Sanjuan y los motivos por los cuales la querella no había podido acceder al expediente en una oportunidad (Vigo Leguizamón aclaró que no consideraba que se había conculcado derecho alguno para su parte). En cambio, no formuló alegato alguno respecto de la causa en sí.

Comentá la nota