Otro intento del Concejo Deliberante para ponerle tope a la venta de alcohol

Habrá multas a los padres de menores alcoholizados. Quieren prohibir el expendio entre las 0 y las 7 de la mañana. Pero no incluirá a boliches y restaurantes. Buscan que los controles pasen directamente a la órbita de la comuna.
Multas para los padres de menores que están alcoholizados, topes a la venta de bebidas que provoquen embriaguez y prohibición del consumo en la vía pública.

Esos son los 3 ejes del proyecto que presentó la concejal de la Coalición Cívica Marcela Campagnoli, con el objeto, una vez más, de ponerle freno al descontrolado uso que hacen los jóvenes de ese tipo de bebidas.

Si bien algunos de los puntos planteados por Campagnoli ya están regulados por normativas provinciales y nacionales, la idea de la edil es lograr que una vez que las obligaciones se establezcan a través de ordenanzas sea entonces un tópico en el que tenga competencia la comuna, y se pueda intervenir.

"Hoy son situaciones que pasan por los Juzgados de Paz, pero una vez que se promulgue la ordenanza, en el caso que así suceda, irán a la órbita de los tribunales de faltas, es decir le permitirá al Municipio tener injerencia directa en el tema", explicó Campagnoli.

El proyecto busca "prohibir en todo el ejido municipal el consumo y la venta, expendio o suministro de bebidas alcohólicas o sustancias capaces de producir embriaguez, a menores de 18 años, durante las 24 horas, en bares, confiterías, establecimientos bailables, lugares de acceso al público y despachos de bebidas, o cualquier otra forma que pudiera surgir, como entregas a domicilios" además de restringir "el consumo en la vía pública con excepción a los lugares habilitados para tal fin".

Además, también le pone límite a la venta de alcohol, vedándola desde las 0:00 hasta las 7:00, "a todo comercio de la ciudad, con excepción de aquellos habilitados a tal efecto, que lo hagan para consumo de su eventual clientela dentro del ámbito del propio local comercial (…)".

Respecto a las multas, la propuesta establece que a la primera infracción debidamente comprobada el local podrá ser pasible de la sanción de clausura por dos días, en caso de reincidencia el cierre del local podría ascender a los 5 días, mientras que en caso de la tercera falta el castigo podría ser de 30 días con las fajas de clausura cruzando las puertas de los locales.

Además, Campagnoli hace referencia a que si "la infracción fuera cometida por un menor de 18 años, el Juez de Faltas podrá citar al procedimiento a sus padres o tutores, a quienes, en caso de corresponder, podrá imponer sanciones de tipo pecuniario que se graduarán según el tipo de falta que se compruebe".

Hace casi un año, cuando la situación de los menores de edad en los boliches y el excesivo consumo del alcohol en Pilar habían saltado a los medios nacionales, desde el Juzgado de Faltas local se habían declarado "incompetentes" ante la posibilidad de accionar y tomar cartas en el asunto

Justamente ahora, la idea de Campagnoli es que una vez que tome forma de ordenanza, la legislación ya pueda ser de reglamentación y aplicación local.

El texto del proyecto será analizado en los próximos días en la Comisión de Legislación, y podría ser llevado al recinto en las próximas sesiones.

Comentá la nota