Otro impacto en los bolsillos de los fueguinos

Las empresas de transporte de carga radicadas en la Provincia fueron intimadas por la AFIP a pagar impuesto a las ganancias. El reclamo es retroactivo a 2004. La medida impactará el costo de vida de los fueguinos por el aumento que sufrirá el flete de mercaderías.
La decisión de la Administración Federal de Ingresos Públicos de exigirle a las empresas de transporte de cargas terrestre que empiecen a tributar el impuesto a las ganancias podría desembocar en un notable perjuicio para los bolsillos de los fueguinos, ya que esta carga impositiva se trasladará al costo de los fletes y éste, indefectiblemente, al precio de venta de todos los productos que se comercializan en la provincia.

El viernes de la semana pasada, el organismo nacional mantuvo una reunión con la Cámara de Transportistas fueguina, en la que la notificó sobre una resolución dictada en noviembre del año pasado que sostiene que la actividad no se encuentra alcanzada por los beneficios impositivos de la ley 19.640, con el agravante de que se les exige a las empresas radicadas en Tierra del Fuego el pago retroactivo de esa imposición desde agosto de 2004. Claro que para ello le ofrecieron la posibilidad de acogerse, hasta el 31 de agosto, a una moratoria para cancelar esa deuda en 120 meses.

La novedad generó la obvia preocupación del sector por el impacto que tendrá sobre su situación financiera tener que afrontar la cancelación de esa deuda. Un integrante de la Cámara señaló que tal situación podría poner al borde del cierre a muchas de las empresas, con la consecuente pérdida de fuentes de trabajo, a la vez que alertó que "este nuevo costo fiscal, lo vamos a tener que trasladar a nuestros costos operativos y nuestros clientes van a hacer los mismo, por lo que en definitiva esto lo va a terminar pagando el consumidor final, es decir; todos los que vivimos en Tierra del Fuego".

Precisó además que esta medida parece ir a contramano del decreto nacional, por ahora suspendido en su vigencia, que estipula la reducción de impuestos internos a los productos electrónicos fabricados en Tierra del Fuego, ya que el incremento en los fletes que se experimentará por el traslado del 35%, en promedio, que deberán tributar los transportistas por Ganancias terminará afectando el precio de venta de esos productos en los principales centros de consumo del país, lo que en definitiva anularía parcialmente el beneficio impositivo al sector industrial.

En el día de ayer, el presidente de la cámara empresaria fueguina de autotransporte de cargas, Eduardo Bozzi, se reunió con la gobernadora Fabiana Ríos y con integrantes del Consejo Económico y Social para imponerlos de esta situación, y solicitarles que se inicien gestiones políticas con autoridades nacionales para que se revea la decisión de la AFIP.

La determinación del organismo nacional también fue comunicada a las Cámaras de Comercio de Río Grande y Ushuaia, por lo que se espera que en las próximas horas ambas entidades manifiesten su oposición a la misma.

Según trascendió, el criterio de la AFIP es que la 19.640 exime del pago de impuestos a las actividades que se desarrollan dentro del Área Aduanera Especial de Tierra del Fuego, y no a aquellas que se realizan entre aquella y el territorio continental, por lo que las empresas de transporte de cargas terrestres deben tributar impuesto a las ganancias sobre la cuota parte que corresponde a la operación en el continente. Este mismo criterio se haría extensivo también al transporte de cargas aéreo y marítimo.

Comentá la nota