Otro hombre de Aníbal Fernández en el Gobierno

Los Kirchner resolvieron anteanoche el cambio
Después de haber disertado ante la comisión bicameral que analiza el desempeño de Martín Redrado en el Banco Central, Osvaldo Guglielmino recibió una llamada que iba a significar su salida del Gobierno: desde la Casa Rosada le pedían la renuncia. Fue a verlo a Aníbal Fernández y la puso su disposición. En su lugar entraría Joaquín Da Rocha, un abogado peronista de la más estrecha confianza del jefe de Gabinete.

Anteayer a las 21, Guglielmino dejó un breve texto de renuncia sin expresión de motivos, según él mismo relató. "No lo voy a explicar yo, mi lealtad no me lo permite. Que lo anuncie el Gobierno", dijo anoche a LA NACION.

-¿Qué pasó con el caso de Redrado que hizo que la Presidenta le pidiera la renuncia?

-Mi renuncia no tiene que ver con un tema puntual. No tiene nada que ver Redrado. Para lo de Redrado, el Gobierno no necesita un abogado sino un psiquiatra. Eso es lo mínimo que se puede decir de Redrado, que su problema es psiquiátrico.

No quiso hablar más del tema. Sólo dijo que en su renuncia le había agradecido a la Presidenta por haberle "permitido defender la legalidad en el ámbito del Poder Ejecutivo y los intereses nacionales en los tribunales supranacionales". Eso fue todo.

Anteayer, en la misma noche, el jefe de Gabinete ya tenía in pectore el nombre de su reemplazante: Da Rocha, que ya había trabajado con él en el Ministerio de Justicia. Se lo considera un abogado leal, que fue funcionario de Antonio Cafiero, y que llegó al Consejo de la Magistratura como representante del Poder Ejecutivo. Da Rocha dio el sí por teléfono ayer a la tarde y apenas si dio tiempo para redactar el decreto con su designación para publicarlo hoy en el Boletín Oficial.

EL SUCESOR JOAQUIN DA ROCHA

Nuevo procurador del Tesoro

* Fue subsecretario de Justicia bonaerense cuando Antonio Cafiero era gobernador y representó al Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura durante el gobierno de Néstor Kirchner. Hasta ayer se dedicaba a su estudio, al que se sumó Rafael Bielsa. Da Rocha nunca cortó vínculos con el poder y siguió como hombre de referencia: el oficialismo no cuenta con muchas personas de confianza que conozcan los tribunales como él. De estrecha relación con Aníbal Fernández, en los últimos tiempos asesoraba al ministro de Justicia, Julio Alak.

Comentá la nota