Otro guiño a Obama: las FF. AA. controlarán los vuelos ilegales

En una prueba más de los intentos del Gobierno de Cristina Kirchner por agradar a la administración de Barack Obama, el Ministerio de Defensa decidió poner a disposición de la Policía Federal y la Gendarmería la información sobre los vuelos ilegales que cruzan el noroeste y el noreste argentino, la frontera caliente que -según sostienen los organismos de inteligencia estadounidense desde hace años- sirve como puerta de entrada de la mayor parte de las drogas que circulan por territorio argentino para ser consumidas en el país o exportarse hacia Europa y otros destinos.
Las Fuerzas Armadas compartirán por primera vez la información que captan los radares militares fijos y móviles que operan en la frontera norte con las fuerzas dependientes del Ministerio de Justicia y Seguridad. Según confirmó ayer a El Cronista una alta fuente del gabinete, esa medida había sido reclamada por el gobierno de Obama hace tres semanas en una reunión con funcionarios argentinos.

En un comunicado distribuido por el Ministerio de Defensa, Nilda Garré afirmó que con la decisión difundida ayer se cancelan ‘décadas de aislacionismo y ausencia de responsabilidad entre organismos del Estado, para reemplazarlas por una coordinación activa y responsable’.

Garré también informó que la Fuerza Aérea ya hizo pruebas de funcionamiento del sistema de detección de Tránsitos Aéreos Irregulares (TAI) y que su ministerio se encargará de capacitar a los efectivos de la Policía Federal y la Gendarmería que recibirán la información sobre los vuelos detectados. Defensa transmitirá "en tiempo real" desde su centro de control en Merlo los datos hacia la Sala de Situación de la Secretaría de Seguridad Interior del Ministerio de Justicia.

Los pedidos para que se controle el espacio aéreo argentino con radares forman parte de la política exterior estadounidese de los últimos quince años. Desde 2004 dos radares móviles de la Fuerza Aérea ubicados en Posadas y en Resistencia controlan la entrada y salida de aeronaves sin autorización de la frontera noreste del país. Sólo en Posadas se detectaron desde que fue instalado el equipo unos 500 vuelos no informados a los registros oficiales.

En su "Informe sobre la estrategia internacional para el control de drogas", publicado el año pasado, el Departamento de Estado consideró a la Argentina "un punto de tránsito de la cocaína producida en Colombia, Perú y Bolivia hacia Europa y de la heroína colombiana hacia Estados Unidos". Además, lo incluyó en la lista de proveedores internacionales de precursores químicos para producir drogas, una trama que quedó al desnudo con la investigación del asesinato de Sebastián Forza.

Comentá la nota