Otro día con más de 40 grados, pero con menos cortes de luz

La temperatura en la ciudad de Santa Rosa volvió a superar ayer los 40 grados centígrados. A las 15.45 la estación del Servicio Meteorológico Nacional, ubicada sobre la Ruta Nacional 35, al norte de esta capital, midió 41,7º. Si bien el pronóstico indicaba que la máxima iba a ubicarse en 38º, cuando llegó el mediodía ya era evidente que el calor iba a ser mayor al de la jornada del miércoles. Hoy y el fin de semana llegaría el alivio, con lluvias y un descenso de la temperatura.
A pesar del intenso calor, los cortes de luz durante la víspera fueron menos que los programados y los sorpresivos que se sucedieron hace dos días. La Cooperativa Popular de Electricidad informó que debió adelantar una hora las restricciones, las cuales comenzaron a las 11.30. La Administración Provincial de Energía les solicitó que la reducción energética fuera de 4,5 MW, es decir, un 50% mayor a la que se produjo el miércoles.

Pero la situación cambió con el correr de las horas. A las 14, la CPE logró reponer el equipo que tenía fuera de servicio en la Subestación Transformadora Norte, situación que provocó un alivio para la Subestación Sur, que el miércoles había colapsado al tener que soportar una demanda muy elevada de energía.

Además, los cortes rotativos esta vez no fueron de media hora sino de noventa minutos, algo que, según Mario Cortina, gerente de Redes de la cooperativa, ayudó a aliviar la situación. Mientras el miércoles los apagones se extendieron durante la noche, sobre todo en la zona sur de la ciudad, ayer, a las 22, el cuadro técnico de la CPE le dijo a LA ARENA que desde las 20.30 se estaba operando con normalidad y que estimaba que así continuarían las cosas durante toda la noche.

Cortina explicó que ayer decidieron no difundir ningún cronograma de cortes, porque preveían que el que tenían armado iba a tener que ser modificado sobre la marcha, producto de la temperatura más elevada y los posibles cambios en las directivas de la APE y Cammesa, la titular del Sistema Energético Nacional.

"Tenemos variables que no son posibles de controlar, las cuales tienen que ver con la temperatura, con el consumo y con cuestiones de orden nacional, como el pedido de Cammesa, cuyas decisiones hay que cumplirlas a rajatablas y no se pueden discutir", había dicho por la mañana, en diálogo con Radio Noticias. Además, reveló a la emisora que la propia APE suele recibir los pedidos de corte con sólo diez minutos de anticipación.

APE alquiló equipo para sustituir estación transformadora incendiada

"Estamos con restricciones porque el exceso de la demanda eléctrica superó la capacidad de los transformadores en Santa Rosa y nos obliga a los cortes rotativos", le dijo a Radio Noticias el gerente de Explotación de la Administración Provincial de Energía, Carlos Sanz.

El problema surgió el fin de semana pasado con la salida de servicio de un equipo en la Estación Transformadora santarroseña, que implicó la pérdida de un tercio de la potencia disponible (60 megavatios), lo que obligó a la APE a alquilar un equipo en Cipolletti para reemplazarla hasta tanto se repare el original.

"En los primeros días de la semana que viene, estará acá. De continuar la ola de calor, el problema no se solucionará hasta la semana próxima", advirtió Sanz.

Los cortes rotativos en la capital pampeana son de 2 a 3 megavatios, el cinco por ciento de la demanda de las hora pico (mediodía, a las 17 y noche). "Según el pronóstico la temperatura bajará el viernes (por hoy) y ajustadamente lleguemos con la potencia disponible; además, durante el fin de semana la demanda es menor y no habría problemas de abastecimiento".

En cuanto al corte eléctrico que afectó a buena parte de la provincia, el miércoles por la tarde, Sanz explicó que se debió a "un recierre no exitoso, una falla esporádica en la línea que viene de Macachín a Santa Rosa, y la otra línea que quedó en servicio no alcanzó para abastecer a todos al salir del sistema las estaciones de Santa Rosa, Mauricio Mayer y General Pico".

A nivel interconexión nacional, también hubo un pedido a la APE para que se aliviara el consumo eléctrico en el norte pampeano (junto con Buenos Aires y Córdoba), por lo que se diagramaron cortes progresivos a partir del martes en General Pico, Realicó, Ingeniero Luiggi y Parera.

-¿El sistema energético del país está en emergencia?

-Son más que nada problemas focalizados y de distribución. El gobierno nacional ha invertido mucho en nuevas líneas y centrales, no creo que esté ahí el problema, sí en provincias o zonas por problemas de distribución.

-¿En vez de alquilar una estación transformadora para Santa Rosa, APE no puede comprar un equipo móvil para atender este tipo de emergencias?

-Hay estaciones transformadoras móviles que se fabrican en Santa Fe y ojalá pudiéramos tenerla, sería bueno. De todas maneras en Santa Rosa se licitará en febrero una estación transformadora (la Sur) con dos máquinas más de 30 megavatios, por lo que la capital no debería tener problemas. Lo ideal sería tener una máquina de reserva para evitar tener que salir a alquilar.

-¿La usina térmica de General Pico, que está desactivada, no serviría en estos casos?

-Es tecnología obsoleta, de los años 50, y no resolvería en gran medida. La turbina podría aportar 8 a 10 megavatios y General Pico y su zona consume 45 megavatios. En una situación como la actual, hubiera ayudado, pero no resuelve el problema de General Pico y zona norte.

Quejas del personal y pacientes del hospital

La falta de aire acondicionado y ventilación en algunos sectores del hospital Lucio Molas generó el reclamo de familiares de pacientes allí internados que sufrieron descompensaciones por la alta temperatura reinante. El sector de Clínica Quirúrgica y el primer piso del nosocomio, son los lugares más problemáticos.

"No se puede trabajar así, no sólo por el personal, sino por los pacientes que están descompensados, con lipotimia, se les baja la presión, tienen cefaleas intensas... La tarde del miércoles (anteayer, con 40,2 grados de temperatura) fue algo impresionante, no se pudo trabajar; bañamos a los pacientes seis o siete veces, no dábamos abasto, los pacientes estaban descompensados, esto era un horno", se quejó una enfermera, que por obvias razones no quiso que se difundiera su identidad.

"No hay aire acondicionado en ninguna de las habitaciones, no hay ventiladores, nada".

No es el primer año que personal e internados sufren las altas temperaturas, pero "ahora estamos desbordados por la cantidad de pacientes que hay; no hay camas y así no se puede trabajar", insistió la enfermera del hospital santarroseño en diálogo con el móvil de Radio Noticias.

Marta, acompañante de un paciente internado, ratificó los dichos de la enfermera: "Estoy con mi mamá desde el lunes y hemos tenido que traer un ventilador, una heladerita portátil con hielo, porque es imposible tener las bebidas frescas".

"Es muy triste que las enfermeras, cuando uno llega, te digan si podemos traer un ventilador. El gobierno tendría que estar ocupándose de esto".

Reconoció el esfuerzo que realiza el personal hospitalario para sobrellevar tanta incomodidad y lo comparó con la actitud de los funcionarios "que están con aire acondicionado trabajando en la Casa de Gobierno y no hacen nada".

"Seguramente el señor gobernador no vendrá al hospital si se llega a enfermar", acotó Marta.

Otro testimonio recogido por Radio Noticias fue el de Ethel: "Estoy en la habitación 9 cuidando a mi cuñada con un gravísimo renal y anoche la tuve que levantar dos veces de la cama porque era un charco".

También debió llevar de su casa un ventilador, pero es insuficiente."No hay cambio de aire, es algo inaguantable; esta mañana a mi cuñada se le bajó la presión", remarcó la acompañante.

Comentá la nota