Cae otro gobierno en Europa

El premier de Hungría anunció su dimisión
BUDAPEST.- El primer ministro de Hungría, el socialista Ferenc Gyurcsany, anunció ayer que renunciará a su cargo por la grave crisis económica que vive el país desde hace meses.

Gyurcsany, en el poder desde septiembre de 2004, dijo durante su intervención en el congreso de los socialistas húngaros que dejaría de liderar el gobierno para ayudar al país a salir de la crisis.

El gobierno socialista de Hungría, que en octubre tuvo que aceptar un plan de rescate impulsado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), se ha mostrado reacio a una significativa reducción del gasto social, una de las recetas propuestas por el FMI.

El primer ministro tiene previsto comunicar su decisión oficialmente mañana en el Parlamento húngaro. Con esta medida podrá allanar el camino para crear un gobierno de expertos, tal como piden las pequeñas formaciones de la oposición.

"Se me ha dicho que soy un obstáculo para la cooperación y para la estabilidad de un gobierno de mayoría necesario para que se apliquen los cambios", señaló Gyurcsany ante sus partidarios. "Si esto es así, entonces eliminaré ese obstáculo", sentenció. El primer ministro húngaro propuso la formación de un nuevo gobierno con otro responsable político al frente.

La crisis económica internacional ha provocado ya la caída de algunos gobiernos en Europa. Los ejecutivos de Islandia, Bélgica y Letonia sufrieron los efectos de la desaceleración de la economía y el colapso financiero en los últimos meses.

Posible sucesor

Gyurcsany fue reelecto como presidente del Partido Socialista con el 85 por ciento de apoyo durante el congreso celebrado ayer en Budapest. Los socialistas planean elegir a su candidato para primer ministro el 5 de abril.

Aunque todavía no hay ningún sucesor, el ex ministro de Finanzas Lajos Bokros declaró a los periodistas que está preparado para asumir el cargo. Bokros estuvo al frente de Finanzas entre 1994 y 1998. Su denominado "paquete Bokros" de medidas austeras ayudó a salir al país de una crisis económica en esos años.

Tras la inesperada propuesta de Gyurcsany, lo más probable es que los legisladores elijan a un nuevo primer ministro para que ejerza el cargo hasta los próximos comicios, previstos para mediados de 2010, en lugar de convocar un adelanto electoral.

Comentá la nota