Otro escándalo que dividió a la oposición

Otro escándalo que dividió a la oposición
De Narváez y Macri criticaron la maniobra financiera, pero descartaron cualquier presentación judicial. Los radicales hicieron mutis por el foro.
La compra de 2 millones de dólares que realizó el diputado nacional Néstor Kirchner en octubre de 2008 dividió aguas en la oposición. A diferencia de la Coalición Cívica, que hoy denunciará al matrimonio presidencial por enriquecimiento ilícito y por el uso indebido de información reservada; el legislador del peronismo disidente Francisco de Narváez y el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, sólo se ciñeron a criticar la maniobra financiera del ex presidente y descartaron cualquier presentación judicial al respecto. La UCR también se diferenció de sus socios del Acuerdo Cívico y Social y prefirió llamarse a silencio.

La explicación de Kirchner sobre que los 2 millones eran para adquirir el paquete accionario de Hotesur S.A, propietaria del inmueble hotelero Hotel Alto Calafate, no alcanzó para frenar la denuncia de la Coalición, la cual hará hincapié en que el ex gobernador santacruceño sabía cómo fluctuaría el valor del dólar. El diputado de la CC Juan Carlos Morán le explicó a Crítica de la Argentina que, "más allá del uso que Kirchner le dio al dinero, hay que investigar si existió la información privilegiada".

Morán también confirmó que su partido le solicitará a la Justicia que el entonces titular del Banco Central, Martín Redrado, se presente como testigo. En medio de la pelea con el Gobierno por el Fondo del Bicentenario, el ex golden boy había amenazado con revelar un listado "de amigos del poder que compraron dólares", y el día en que anunció su renuncia, manifestó que a fines de 2008 recibió "presiones para devaluar".

La cruzada judicial contra los K, esta vez, encontró sola a la CC. Aunque evitaron criticar directamente el accionar del partido que preside Elisa Carrió, desde el entorno de De Narváez señalaron que "Francisco no quiere llevar todo el tiempo cuestiones de la política a la Justicia" y recordaron que el juez federal Norberto Oyarbide sobreseyó a los Kirchner en la causa en la que los investigaba por enriquecimiento ilícito.

"Me parece inmoral que un señor, que ha sido ex presidente, que es el marido de la señora Presidenta y que tiene un poder inconmensurable en la Argentina, sobre todo en los valores económicos, tome una decisión de comprar, lo que haya comprado", afirmó De Narváez.

Su ex compañero de ruta en la última campaña electoral también acotó la discusión a las meras declaraciones públicas. "No fue muy afortunada esa decisión, más allá de que digan que es legal", sostuvo Macri, en relación con la operación financiera realizada por Kirchner. Sin embargo, el líder del PRO señaló que su fuerza política no iba a "adherir" a la denuncia que presentará la Coalición.

Desde el PRO aclararon que están de acuerdo con que la Justicia investigue si hubo uso indebido de información reservada, pero que "no corresponde que los partidos políticos sean la parte querellante". "No nos queremos subir al protagonismo público en este tema. No estamos en contra de que la Coalición lo haga, pero creemos que hay que darle lugar al magisterio público", manifestó a este diario el diputado nacional del PRO Jorge Triaca.

"La utilización de información reservada por parte del ex presidente es un acto de grave inmoralidad", expresó el diputado radical Ricardo Gil Lavedra. No obstante, la UCR no salió a pronunciarse sobre el tema. Aunque desde el partido aseguraron que no se presentarán ante la Justicia, no descartaron hacerlo a futuro.

Comentá la nota