Otro escándalo Pro: bajarían a los primeros candidatos.

Desde el partido reconocieron que podría modificarse la lista. El primero y segundo irían sexto y séptimo. Un nuevo capítulo de una larga cadena de irregularidades.
Un nuevo escándalo sacudió a Unión-Pro. Esta vez incluye probables modificaciones en la lista de candidatos a concejales, una situación que se dio en al menos otros 23 distritos y que obedece a los malos manejos del principal espacio opositor.

Anoche, altas fuentes del propio partido aseguraron a El Diario que la Junta Electoral dio lugar a una solicitud de modificar la lista. Los mismos voceros confirmaron que el pedido del apoderado del partido, obtuvo un fallo favorable de las autoridades electivas y el listado fue modificado. La oficialización de esos cambios llegaría en la jornada de hoy.

De esta manera la nómina quedaría encabezada por Noemí Barrio, secundada por Sixto Desanto. Ambos ocupaban el 6º y 7º lugar, respectivamente. Mientras que quienes figuran a la cabeza del listado, Gustavo Trindade y Marcos Aguirre, retrocederían a esos espacios, en ese orden.

El pedido de modificación partió del macrismo, espacio que contaba con una lista que fue presentada pero que se "extravió" dentro de la Junta Electoral. Esta irregularidad le abrió las puertas al felipista Trindade quien antes había logrado "meter" una lista propia, la que finalmente se oficializó. Pero las cosas no quedarían ahí.

Además de está presentación ante la Junta Electoral, desde el Pro pilarense también fue presentado un recurso de amparo ante la justicia ordinaria, para que se reconozca la existencia de su lista, ya que aseguran contar con el certificado de la Junta Electoral en el que según los voceros, figuraba el ingreso de la nómina que tenía a Gustavo González y a Mercedes Cerrato a la cabeza.

Mientras desde el Pro pilarense confirmaban la modificación de la nómina, Trindade desmintió la versión: "Me acaban de presentar en un acto en San Miguel y me dijeron que no había nada sobre los rumores", aseguró el ex zuccarista, haciendo referencia a los dichos que desde la mañana de ayer señalaban que la lista sería modificada o impugnada.

Este sería el tercer escándalo local dentro del tridente conducido por Mauricio Macri, Francisco De Narváez y Felipe Solá. El primero se desató luego de que fuera descartada una lista de consenso. Una orden del macrismo porteño dejó esa nómina fuera de combate e impuso otra en forma unilateral con varios desconocidos para el distrito.

Esa lista impulsada por el concejal Marcelo Criniti quedó como la única que le disputaría la elección al oficialismo. Sin embargo, luego de unos días de euforia por parte del sector que se sentía ganador de la contienda, la nómina desapareció.

Así fue que la lista íntegra de uno de los sectores felipistas quedó oficializada como la representante de Unión-Pro en Pilar.

Pero ayer se conoció un nuevo capítulo en la escandalosa novela. Los primeros dos lugares fueron modificados quedando el 6º y 7º en el 1º y 2º y los dos de arriba del 5º para abajo.

Las fuentes del partido aseguraron que "la jugada salió bien" y de esta manera el Pro se cobraría revancha por el "robo" de su lista.

Sin acceso a la información

El debate volvió al recinto en la noche de ayer con el proyecto presentado por la oposición en su conjunto para que se trate la creación de una ordenanza que reconozca el acceso a la información pública. La ilusión de las minorías quedó anulada ya que desde el oficialismo, el jefe de bloque, Carlos Olivera, aseguró que "el proyecto estaba mal hecho" ya que hay tres expedientes con diferentes características y nunca fueron aunados por lo que señaló: "no sabemos qué es lo que quieren que votemos".

Comentá la nota