Otro desacuerdo oficial por el pico de la epidemia

Para el Gobierno porteño, llegará "en una semana y media". Pero en la Provincia aseguran que "ya pasó". Especialistas consultados por Clarín coinciden en que las consultas bajaron, pero puede haber un rebrote en el transcurso del invierno.
La semana pasada las autoridades porteñas y bonaerenses no lograron ponerse de acuerdo en cuál era la mejor forma de frenar el avance de la Gripe A: mientras en la provincia se decretó asueto sanitario el viernes 10, en la Ciudad se trabajo con normalidad. Ahora la novedad es que en ambos distritos también ven de manera distinta, en realidad completamente opuesta, el estado de situación de la epidemia. Mientras para la Ciudad en estos momentos se está atravesando el pico de la epidemia, en la Provincia mostraron un claro optimismo. "El primer pico de la epidemia de Gripe A ya pasó", aseguró anoche a Clarín Mario Masana Wilson, director provincial de Epidemiología. Pero agregó: "El problema es que este virus y su dinámica son totalmente nuevos, con lo que más adelante se puede producir un segundo pico. De ninguna manera la gente debe bajar los brazos".

Ese pico, según Masana Wilson, se habría producido hace dos semanas, del lunes 29 de junio al viernes 3 de julio.

En el Ministerio de Salud bonaerense respaldaron con algunas cifras las palabras del funcionario:

En el Hospital de Niños Sor María Ludovico de La Plata había entre 700 y 800 consultas diarias y ahora, entre 350 y 400 consultas. Allí llegó a haber un pico de 1.000 consultas.

En el hospital Oñativia de Almirante Brown, en aquella semana se atendieron unos 65 pacientes pediátricos por día. En las últimas jornadas la atención de chicos descendió a entre 22 y 25.

En el Eva Perón de San Martín se registraban hace unas semanas 300 consultas pediátricas y ahora son 50. Y la consulta de pacientes adultos con síntomas febriles bajó de unas 100 diarias a 25.

En el Fiorito de Avellaneda había entre 350 y 400 consultas de adultos y ahora se registran entre 100 y 120 consultas. En Pediatría había 350 consultas y bajaron a entre 100 y 110.

En el hospital de Moreno se pasó de unas 500 consultas diarias a las 170 de ahora.

El director Masana Wilson también subrayó que en los hospitales bonaerenses ya no quedan "camas supernumerarias" (es decir, extras a las habituales) y que incluso a la capacidad de los hospitales provinciales ya le empezó a quedar "resto".

Pero de este lado de la General Paz insisten con que el pico de la nueva gripe aún está por venir. "Las consultas disminuyeron, pero no podemos jugarnos a decir que el pico ya pasó. Ahora la situación parece amesetada y con alivios", dijo Raúl Forlenza, director porteño de Epidemiología.

Jorge San Juan, jefe del Departamento de Terapia Intensiva del Muñiz y coordinador infectológico del Comité de Emergencia Epidemiológica del Ministerio de Salud porteño, dijo: "Ha venido menos gente a la atención de guardia, pero también es cierto que muchos de ellos quedaron internados. Yo quiero ver qué pasa en la próxima semana y media, que es para cuando esperamos el pico máximo"

Tampoco Horacio López, profesor titular de Infectología de la Facultad de Medicina de la UBA e integrante del Comité de Emergencia de la Ciudad, se mostró de acuerdo con que el pico ya haya pasado. "Se lo digo así –graficó a Clarín–: El virus sigue circulando y es un virus impredecible".

Y Angela Gentile, jefa de Epidemiología del Hospital Ricardo Gutiérrez, sostuvo ayer que se "la consulta en el área pediátrica ha disminuido. También ocurrió lo mismo con la internación. En cuanto a las consultas pasamos de 650 diarias a 250, en la guardia. El pico sigue siendo todo este mes".

Para Enrique Casanueva, jefe de Infectología Infantil del Hospital Universitario Austral, la caída en las consultas en Capital Federal y Provincia "puede significar que funcionaron medidas como la suspensión de clases y que ahora hay una mayor conciencia en la población que hace que se tomen más cuidados". Casanueva, sin embargo, advirtió que la epidemia "va a continuar posiblemente un mes más, aunque quizá a menor ritmo. No hay que descuidarse: es como un boxeador que va ganando todos los rounds por puntos y en el último baja la guardia y pierde por nocaut".

Al tratarse de una gripe nueva, los epidemiólogos no tienen referencias sobre cómo será su comportamiento futuro. Por esa razón, ahora se fijan en las variaciones que ha tenido el virus de la gripe común en los últimos años. Hay veces que para esta época el número de infecciones baja, pero unas semanas después termina reapareciendo con fuerza.

Comentá la nota