Otro que se cree un vaquero

El radical Carlos Mariani conduce el estado municipal hace ocho años. A uno de los empleados, Alejandro Salinas, le dijo que iba a pegarle un tiro en cada rodilla después de que denunció una cava ilegal donde la comuna arroja basura.
La aparición de funcionarios con perfil autoritario en el Gran Rosario no parece ser exclusivo de Arroyo Seco: ahora, un empleado municipal de Fighiera denunció ante la Justicia por "amenazas" al presidente comunal de esta localidad, Carlos Mariani. Según el denunciante, Alejandro Salinas, Mariani le advirtió semanas atrás: "Te voy a pegar un tiro en cada rodilla", después que el trabajador relató a medios locales sobre la presunta "connivencia" entre Mariani y su jefe de personal por la existencia de una cava ilegal en las afueras de Fighiera, donde la comuna estaría depositando parte de la basura que generan sus 5000 habitantes. "Desde que empecé a denunciar lo que veía, me cambiaron de tarea, tuve un accidente laboral, me derivaron a reparticiones en las que no podía desempeñarme, volví a tener un accidente, la ART no me reconoció nada porque la comuna sabía de mis limitaciones físicas, razón por lo cual me tuve que hacer cargo de todos los tratamientos y ahora hace un par de meses que la comuna no me paga el sueldo", precisó el denunciante.

Salinas trabaja hace veinte años en la comuna de Fighiera. En los últimos ocho el radical Mariani estuvo al frente de la Comuna. "Y en 2011 va a buscar ser diputado", vaticina Salinas quien además asegura que "Mariani, antes de asumir como presidente comunal fue echado por el pueblo de la cooperativa de agua potable por una serie de irregularidades".

El empleado municipal relató a este diario que su relación personal "con Mariani de entrada fue buena, pero es un tipo muy jodido. Empezó a nombrar gente a discreción, antes éramos 11 personas, ahora debe haber cerca de 60 empleados de planta y muchos contratados y sigue contratando gente".

Los problemas comenzaron cuando Salinas descubrió "hace un año la existencia de una cava ilegal, que la comuna no clausuró pese a lo evidente de su existencia ya que tiene 12 metros de profundidad, 40 por 60 de ancho. Lo peor es que quien la hizo es el encargado de personal de la comuna, Marcelo Marcucci. La tierra que extrajeron la vendieron a una empresa privada de Rosario, como hacía Huberto Roviralta".

"A raíz de la cava -continuó , el pozo se está tapando con basura que lleva la propia comuna, lo utilizan como un relleno sanitario o bien un basural a cielo abierto. Personalmente fui a la cooperativa de agua potable de nuestra localidad, pedí los análisis y de acuerdo a lo que pude observar, los pozos están al límite de nitrato".

En ese marco, Salinas precisó que Mariani está en pareja con su suegra. Y relató: "Me amenazó de muerte hace cinco meses. Un domingo por la calle me dijo: 'Te voy a pegar un tiro en cada rodilla'. Yo estaba con un amigo que vio y escuchó todo. Después me mandó a avisar por mi señora, que me estaban buscando", tras lo cual Salinas fue el 9 de junio a la Justicia a denunciarlo.

Según el denunciante, el maltrato del jefe comunal se profundizó "por los reclamos que iniciamos junto a algunos compañeros por los atrasos en los pagos de sueldos. Yo hace 18 años que estoy como empleado de planta permanente, en 2002 tuve una lesión haciendo tareas de mantenimiento, recibí una descarga eléctrica y me rompí dos vertebras. A partir de allí me dieron tareas livianas, manejé un camión volcador y me sacaron de ahí porque veía a quien le vendían la tierra. Estuve sin hacer nada un par de meses, discutimos y me insultó delante de todos. Lo denuncié en el Ministerio de Trabajo, pero no pasó nada".

Hace tres meses que Salinas no trabaja por su parte de enfermo. "No me paga el sueldo, tengo las tarjetas de crédito cortadas, no tengo ingresos y vivo a través de la agencia de remise que está a nombre de mi mujer. Lamentablemente en la comisión de Fomento (el Concejo de Fighiera, integrado por cuatro miembros) no controlan nada y no se interesaron por nuestras denuncias", indicó.

Comentá la nota