Otro cortocircuito con el Vaticano

ROMA.- "Gaza se parece cada vez más a un gran campo de concentración." Con esta afirmación, el cardenal italiano Renato Martino, presidente del Pontificio Consejo de Justicia y Paz y uno de los diplomáticos más expertos del Vaticano, provocó ayer un nuevo cortocircuito entre la Santa Sede e Israel.
"Hacer afirmaciones que parecen provenir directamente de la propaganda de Hamas e ignorar los impronunciables crímenes cometidos por este grupo no ayuda a la gente a acercarse a la verdad y a la paz", denunció Igal Palmor, vocero de la Cancillería israelí, al comentar sobre las palabras del cardenal.

Martino, un purpurado famoso por no tener pelos en la lengua, ex observador de la Santa Sede en las Naciones Unidas (ONU) y conocido por sus duras críticas al presidente George W. Bush y a la guerra en Irak, dijo lo que pensaba de la situación en Gaza en una entrevista publicada ayer por el diario online ilsussidiario.net.

En ella, el cardenal evocó la mediación de la Santa Sede en el conflicto entre la Argentina y Chile.

Fruto del diálogo

"La violencia no resuelve los problemas y la historia está llena de ejemplos: el último es el de la guerra en Irak: ¿qué resolvió? Complicó las cosas. La diplomacia de la Santa Sede sabía que Saddam [Hussein, el líder iraquí] estaba listo para aceptar las condiciones de la ONU. Pero no se quiso esperar. En Tierra Santa vemos una continua destrucción, donde la gran mayoría no tiene nada que ver. Recién celebramos los 30 años de la mediación entre Chile y la Argentina: ése fue un fruto del diálogo", dijo.

Acto seguido, aseguró que para que pueda haber diálogo en Medio Oriente hace falta un sentido más agudo de la dignidad del hombre, porque "las consecuencias del egoísmo son el odio por el otro, la pobreza y la injusticia, y las que siempre pagan son las poblaciones indefensas".

"Miremos las condiciones en Gaza: se parece cada vez más a un gran campo de concentración", agregó el cardenal, en una frase que causó gran indignación en Israel.

Benedicto XVI debería viajar a ese país, a Jordania y a los territorios palestinos en mayo próximo. Pero tras el comienzo de la ofensiva israelí en la Franja de Gaza ninguna fuente del Vaticano confirmó este peregrinaje, por lo que se cree que terminará por suspenderse.

El Papa, que en los últimos días expresó su gran preocupación por la violencia en Gaza y llamó al fin de los combates, seguramente vuelva a referirse hoy al tema cuando hable ante los más de 175 embajadores acreditados ante la Santa Sede en su tradicional saludo de comienzo de año

Comentá la nota