Otro corte a las empresas petroleras en Medanitos

Las familias Morales, Fernández y Sánchez volvieron a cortar el acceso los pozos petroleros ubicados en sus campos, después de que la Policía instalara un puesto (con un enorme container) donde antes había casillas móviles.
Ahora, el corte alcanza a los vehículos y personal de Petrobrás, Petroquímica Comodoro Rivadavia y Minera Cholino, además de señalar con una fuerte crítica al subsecretario de Hidrocarburos, Jorge Varela.

Blanca Morales -en declaraciones al programa radial Plan B- también reveló que el secretario de Hidrocarburos de La Pampa cortó los candados para que las empresas puedan superar el corte de las familias que reclaman el pago de servidumbre.

"Para mí, cortar el camino de las petroleras es re fácil. Es salir al patio de mi casa y tomar unos mates, porque pasan por mi casa para ir a los pozos petroleros", dijo Blanca Morales. Las familias Morales, Fernández y Hernández comenzaron con la protesta hace 2 semanas.

Desde el mismo campo Blanca Morales dijo que "Varela vino y cortó los candados. Varela va en actitud de líder de las petroleras abriéndoles el camino".

Las familias Morales y Fernández volvieron a cortar en la madrugada del miércoles los accesos a las baterías 3 y 4, un kilómetro antes del corte que liberó la Policía la semana pasada, aunque ahora no sólo impiden el paso a personal y vehículos de Petrobrás, sino de todas las empresas que operan en la zona entre las que se encuentran Petroquímica Comodoro Rivadavia y Minera Cholino. Continúan clamando el pago de servidumbre, pero la protesta es porque la provincia impide que Petrobrás les pague servidumbre a estos superficiarios.

Según dijeron, les molestó mucho que el personal policial se instalara en el lugar primero con dos pequeñas casillas. Y desde el martes con un container que hace de puesto policial para asegurar el paso de los petroleros. "Esta es una señal de la provincia que distrae policías para poner acá, debilitando el servicio de prevención y seguridad en las localidades pampeanas", aseguró Blanca Morales.

Las familias mantienen una protesta desde el lunes 2 de este mes cuando realizaron cortes impidiendo ingresar a un área donde hay 500 pozos de petróleo, de los cuales la mitad había sido sacado de producción por recomendación de los manifestantes, para evitar derrames.

Pero el jueves 12 de noviembre, el segundo jefe de la Policía de la provincia, Juan Domingo Pérez, con refuerzos policiales, llegó a 25 de Mayo y posteriormente obligó a los campesinos a permitir el paso de camionetas y obreros de Petrobrás. Los integrantes de las dos familias permanecieron adonde estaba el piquete hasta ayer a la madrugada, cuando decidieron mudarse por el mismo camino a un kilómetro en dirección a Colonia Chica, para volver con otra medida de fuerza, aunque contra todas las empresas que trabajan en ese sector.

Comentá la nota