Otro clásico, con la ilusión de dar el golpe.

Rivales desde la época de juveniles, Del Potro chocará hoy en Madrid con Murray, a quien nunca le pudo ganar en profesionales; el tandilense eliminó a Wawrinka.
En uno de los torneos más atractivos de la temporada, Juan Martín del Potro quedó como el único representante argentino en carrera, a las puertas de las etapas decisivas. El número 5 del mundo avanzó a los cuartos de final del Masters 1000 de Madrid al ganarle por 4-6, 6-4 y 6-4 al suizo Stanislas Wawrinka, y hoy tendrá un desafío con carácter de clásico ante el británico Andy Murray, en un duelo que comenzará alrededor de las 17 de nuestro país, con transmisión por ESPN.

Será el cuarto encuentro oficial entre el tandilense y el escocés, que se conocen desde que eran juveniles y tuvieron al menos un cruce picante -sobre todo el del año pasado en Roma-, aunque dejaron las diferencias de lado durante el último US Open, y aquí, en Madrid, hasta compartieron un entrenamiento. Eso sí: el historial favorece ampliamente a Murray, que hoy cumple 22 años. El número 3 del ranking ganó los tres partidos previos, incluido el más reciente, en la semifinal del Masters 1000 de Miami, en tres sets.

"Nos conocemos desde chicos y su juego siempre me complica, pero yo tengo mis armas y mi juego. Si me sale bien quizá tenga oportunidades para hacerle daño", señaló Del Potro. El escocés desequilibra en su favor con una mayor variedad de golpes y una notable capacidad de contraataque.

Para dar el gran golpe, el tandilense deberá, para empezar, sacar muy bien. Algo que no hizo contra Wawrinka. Apenas un 50% de efectividad lo condicionó a remar desde el comienzo. Se le fue el primer set, sacó peor todavía en el segundo parcial, pero contó con la ayuda de Wawrinka, que aportó unas cuantas equivocaciones. El suizo se adelantó 3-1 en el tercer set; sin embargo, Del Potro se recuperó a tiempo, encontró la potencia y la precisión en el servicio y dio vuelta el resultado con dos quiebres consecutivos, para imponerse en el quinto match-point y tras casi tres horas de batalla. Vale el triunfo por lo trabajoso y por la capacidad para ganar más allá de las fallas -el argentino totalizó 54 errores no forzados- y de no rendir al ciento por ciento, una condición que muestran los jugadores más encumbrados.

"Siempre es importante ganar aunque no te sientas del todo bien. Jugué de menor a mayor y cuando necesité mi saque, apareció. Pero tengo que mejorar, porque esta vez gané con lo justo, con poco porcentaje de primeros saques. Si eso me pasa contra Murray, no creo que gane", explicó el tandilense.

"Murray sabe cómo jugarme, me conoce muy bien desde chico y eso complica las cosas, pero hay que esperar. Todos los partidos son diferentes. En Miami estaba súper cansado y le saqué un set, pero después fallé con mi saque. Ojalá me levante con el pie derecho y pueda hacer un buen partido", agregó Del Potro.

El escocés respondió: "El es el quinto del mundo y ha mejorado sobre polvo de ladrillo, aunque con la altura de Madrid (600 metros) no sacará tanta ventaja con su juego". Murray llega a este encuentro decidido a mostrar su mejoría sobre polvo de ladrillo. Para esta gira sobre canchas lentas, cuenta con el asesoramiento de Alex Corretja, ex número 2 del mundo. Y ayer se sacó de encima a un especialista como el español Tommy Robredo por 7-5 y 6-1.

En busca de mejoras en su juego, Del Potro también participa en el dobles de Madrid, con el norteamericano Mardy Fish como compañero. Ya avanzaron a las semifinales, al derrotar al australiano Stephen Huss y el británico Ross Hutchins por 6-7 (9-11), 6-2 y 10-4. "En este momento estoy lejos del top 4. Soy consciente de la gran diferencia que tengo con los demás y lo que tengo que mejorar para tratar de bajar a alguno de esos cuatro", admitió Delpo . Hoy, ante Murray, tendrá una oportunidad para dar ese salto de calidad.

4 veces alcanzó Del Potro los cuartos de final sobre cinco Masters 1000 en esta temporada. Sólo superó esa etapa en Miami, al ganarle a Nadal, mientras que en Montecarlo se despidió en su debut, en la segunda rueda, ante Ljubicic.

Comentá la nota