Otro choque kirchnerismo-Cobos

El oficialismo quería cerrar el Congreso por un mes por la gripe A. Qué dijo el vice.
La pulseada política entre el oficialismo y el vicepresidente, Julio Cobos, trabó este lunes la firma de la resolución administrativa que iba dirigida a suspender por un mes las actividades en el Congreso Nacional, como medida preventiva frente para evitar contagios por la gripe A.

La decisión que -de acuerdo a voceros legislativos de la Cámara baja- era "inminente" por parte de las autoridades de ambas Cámaras quedó para mañana a las 11.30, para ser tratada en la reunión de labor parlamentaria del Senado, a la que asisten los jefes de bloques.

Así lo confirmaron voceros del vicepresidente, luego de que Cobos se negara a firmar de manera individual la iniciativa impulsada por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, y en cambio lo dejara para 24 horas después para conocer la postura de todos los bloques parlamentarios del Senado, según indicaron fuentes parlamentarias.

De esa manera, Cobos busca el consenso de los bloques de oposición al gobierno, entre ellos el radicalismo, para evitar convertirse en el centro de eventuales críticas si de ese sector se dispara que el oficialismo, al declara el asueto, quiere en realidad enterrar cualquier debate parlamentario y, en particular, discutir las responsabilidades del Gobierno en la forma en que se diseminó la epidemia en la Argentina, indicaron las fuentes consultadas.

La situación, por lo tanto, dejó sin definir el asueto aún en la Cámara baja, donde ahora se habla de que los secretarios parlamentarios y administrativos del cuerpo asistirán a la reunión de labor parlamentaria del Senado para suscribir con las autoridades la resolución.

El oficialismo ya se mostró a favor de la decisión que estaría en línea con las determinaciones sobre el asunto adoptada por la Corte Suprema de la Nación y con las orientaciones emanadas del ministerio de Trabajo de la Nación.

De acuerdo con la misma fuente, las actividades en el Parlamento serán suspendidas hasta el 31 de julio y en las instalaciones de ambas Cámaras solo se garantizará las guardias mínimas, como ocurre en el período vacacional de verano.

El viernes pasado, la presidencia de la Cámara de Diputados informó sobre la existencia de una caso de gripe A registrado en un empleado del cuerpo y estableció una serie de medidas preventivas, como la autorización a las empleadas legislativas embarazadas para ausentarse de sus tareas, entre otras. De prosperar la determinación de suspender las actividades parlamentarias, quedaría sin efecto la sesión de tablas del Senado prevista para este miércoles.

Por su parte, la oposición de Diputados ratificó hoy en un comunicado que se realizará la reunión convocada para mañana de la llamada Mesa de Consenso Agropecuario, junto con técnicos de las entidades rurales, y si el tema gripe impide que el Anexo de la Cámara joven sea el escenario, cuentan con un plan B: concretar el encuentro en la sede de una fundación afín al macrismo, ubicada en un edificio en las inmediaciones del Congreso.

Por su parte, el Senado, que preside Cobos, emitió un comunicado en el cual se recuerdan las medidas preventivas adoptadas e informó que hasta ahora solo se conoce un caso de sospecha de gripe A en un empleado, pero que aún no fue confirmado.

Comentá la nota