Otro caso de supuesta corrupción judicial involucra a un ex juez federal de Salta.

A un año de que estallara uno de los mayores escándalos de corrupción en la justicia federal, el juez federal 2, Miguel Medina espera por un fiscal para comenzar a investigar por el mismo delito a otro magistrado de ese fuero; ésta vez por la supuesta desaparición de 24 mil dólares provenientes de una causa del narcotráfico.
Hace un año, el camarista José Antonio Solá Torino, juez del Tribunal Oral y de Ejecución y Sentencia, comenzaba a ser investigado por cobrar una coima de 15 mil pesos a cambio de levantar un pedido de captura de un narcontraficante, José Miguel Farfán. La investigación terminó con Solá Torino procesado por el delito de cohecho y suspendido por el Consejo de la Magistratura de la Nación, quien recomendó su destitución debido a la grave conducta ejercida.

Hace unos días salieron a luz detalles de otro caso de supuesta corrupción judicial, aunque esta vez la acusación es contra el ex juez federal Abel Cornejo, quien ahora se desempeña como ministro de la Corte de Justicia designado por el gobernador Juan Manuel Urtubey.

La acusación contra Cornejo se basa en una denuncia anónima que llegó a la Procuración General de la Nación y que su titular, Esteban Righi giró a la Justicia Federal en Salta.

En la denuncia se acusa al ex juez de haber utilizado dinero de una causa del narcotráfico para construir una de sus dos casas en barrio Tres Cerritos.

El escrito se refiere a la causa Walter Mamani (377/92), en la cual el ex juez Ricardo Lona procesó a once personas, secuestró 91.500 dólares, 20 kilogramos de droga y varios autos de primera línea.

El denunciante aseguró que parte de ese dinero fue utilizado por Cornejo para su provecho personal. Este y otros detalles, revelados por el quincenario La Voz de Salta, obligaron al fiscal Ricardo Toranzos a someter a Cornejo a una investigación preliminar en la cual habrían salido a luz otros entretelones que pusieron en tela de juicio el desempeño del ex juez federal.

Según lo revelado, Cornejo se enteró de que era objeto de una investigación preliminar y en vista de ello remitió al procurador Righi un descargo en el que sostuvo haber sido victima de todo tipo de persecuciones por parte de funcionarios judiciales que responderían al ex juez Lona, con quien mantiene un enfrentamiento público. Asimismo, el ex magistrado recusó a los fiscales, con lo cual frenó la investigación.

Boleta de depósito

También presentó una boleta de depósito de parte del dinero que se le reclama.

Con respecto a la boleta de depósito, cuya copia presentó Cornejo, las fuentes revelaron que la misma es por un monto menor al reclamado y que lo que más sorprendió fue saber que el ex juez, que se despidió de la Justicia Federal en agosto del año pasado, se haya ido con un documento que pertenece a un expediente y que en definitiva no hace más que comprometerlo, ya que no alcanza a cubrir el faltante que ahora se le achaca.

Tal como sucedió el año pasado, los vericuetos de este caso tiene a los tribunales federales totalmente conmocionados, ya que esta vez es Cornejo quien está en el ojo de la tormenta. Para los empleados y funcionarios el caso dejó perplejos a casi todos, ya que nadie esperaba una acusación de este tenor en contra del ex juez federal.

Fuentes judiciales informaron que por ahora los fiscales Toranzos y Eduardo Villalba se inhibieron, aunque todavía resta saber cuál será la posición de los fiscales Julio Homero Robles y Héctor Pérez.

Al respecto, trascendió que Robles también se haría a un lado, pero eso no sucedería con Pérez, quien quedaría al frente de la investigación, la cual se encuentra en manos del juez Medina, quien espera por un fiscal para comenzar oficialmente con la investigación penal por el dinero desaparecido.

Comentá la nota