Otro "cañonazo" de Cañón

Esta mañana, en nuestro programa radial, el candidato a diputado provincial Hugo Cañón repartió críticas para todos los gustos, tal como lo había hecho el domingo en el debate por Canal 7.
Desde Larraburu a Linares, pasando por Breitenstein, Tunessi y La Nueva Provincia, todos merecieron un párrafo en las declaraciones del ex fiscal.

En primer término criticó "a la vieja política bipartidista" y en especial a la intendencia de Jaime Linares. Sostuvo que fue el ex jefe comunal el promotor del desarrollo del Polo Petroquímico en las condiciones "en que se hizo". "Sin estudios de impacto ambiental ni con el análisis de las consecuencias que podría traer a la sociedad", manifestó.

Asimismo, negó que no haya investigado cuestiones como el caso de los ilícitos del sur como "algunos radicales me han dicho en los últimos días". Aclaró que logró reunir en su momento el nombre de personas que el pasado viernes participaron de la cena con Cristian Breitenstein y el gobernador Daniel Scioli. "Empresarios bahienses vinculados con el poder y los negocios", dijo Cañón. "Si no llegamos al fondo, por ejemplo con el caso de Corralón Vieytes, es porque había vinculación con el Coti Nosigilia y con un hermano de Alfonsín".

En otro orden, cuestionó al actual sector político que "maneja el poder bahiense". "Esta municipalidad, con estos personajes, son como una gran caja recaudadora, donde todo tiene tarifas y precios", criticó.

Además, enfatizó que existen negociaciones para poder ganar licitaciones y nombró el caso de la terminal de ómnibus y el aeropuerto. Indicó que mantuvo conversaciones con auditores que controlaron la obra del nuevo edificio de la terminal San Francisco de Asís quienes detectaron que hubo diferencias y faltantes. "Los grandes vueltos quedan en esta cooperativa que tienen que ver con sectores que manejan el poder actualmente y de aquellos que vienen desde de la década del 80", hizo hincapié.

Finalmente, habló sobre el supuesto armado que existió detrás de la destitución de Rodolfo Lopes. Dijo que todo ocurrió en una o varias reuniones de la que participaron entre otros Dámaso Larraburu y Juan Pedro Tunessi. Según Cañón los "servicios de inteligencia y algunos dirigentes locales bien podrían confirmar esto que estoy diciendo". "Había que sacar a Lopes porque no era la persona que respondía a los resortes propios de este poder local y por eso trajeron a Breitenstein desde Alemania como si fuera un emperador", señaló. "En aquellas elecciones, Larraburu nunca pensó que Lópes podía ganarle a Linares", agregó. "Tunessi se creyó que lo iban a dejar como intendente", disparó por último.

Comentá la nota