Otro bolsillo.

Habrá 176 millones de pesos destinados a hacer obras públicas en la ciudad y la zona. Desde 1.000 viviendas y 300 cuadras de pavimento hasta dos nuevos accesos (por Autopista y Frontera Sur), cloacas en San Vicente y Loma Negra, el ingreso al Aeropuerto, Parque de Granos y PIO II.
Ese es el megaplan que el 16 de enero anunció intendente José Eseverri. Se hará con fondos de la Nación y comenzará a licitarse en febrero. Todo se ejecutará en un año. Y uno de los puntos del petitorio elaborado por los ruralistas y que ayer le entregaron al Jefe comunal está vinculado con dicho megaplan. "Destinar al sector agropecuario, para paliar la crisis climática, parte de los 172 millones de pesos que recibe el Municipio (que sólo fue destinado a la obra pública)", que en rigor, son 176 millones.

¿Qué les respondió el Departamento Ejecutivo municipal? Que "ese dinero no ingresa al Municipio, que la Municipalidad sólo licita y hace el control de obras", respondió Norma Urruty a EL POPULAR. Un argumento bastante lógico y esperable, aunque el planteo de la presidenta de la Sociedad Rural fue un "pensamos que llegaban al Municipio y ahí se destinaban los fondos; no sabíamos si había libre disponibilidad o no".

La semana pasada, el Jefe comunal diferenció el conflicto del campo por las retenciones, durante el 2008, y la actual crisis por la sequía, al decir que "ahora no se discute riqueza, sino supervivencia". Urruty aclaró que "estamos tratando el grave tema de la sequía. No estamos hablando ni de Resolución 125 ni de la política nacional, estamos tratando de paliar la sequía y el desfinanciamiento que tiene el productor como consecuencia, sí, de la falta de políticas nacionales".

La titular de la Rural cuestionó la serie de "trabas para que el campo fuese antieconómico, la gente se desfinanció y hoy no podemos asumir el riesgo empresario porque nos trabaron. No hay plata. Si no hubiésemos tenido esta intervención exagerada del Estado, hoy el sector estaría con otro bolsillo".

Comentá la nota