Otro apagón en Santa Rosa

"Replay": la situación que se vivió el sábado después de las 23 horas pareció una suerte de repetición de lo que había ocurrido la noche anterior. El servicio de energía eléctrica se interrumpió en una importante porción de la ciudad. Fue en medio de una fuerte tormenta eléctrica.
Santa Rosa quedó a oscuras otra vez. Pese a que desde la Cooperativa Popular de Electricidad habían enmarcado el corte gigante del viernes a la noche en una excepción sin explicaciones, el sábado poco antes de la medianoche volvió a ocurrir lo mismo.

Aunque el corte esta vez afectó a otros sectores de la capital provincial, nuevamente fue mayúsculo. Como parte de las explicaciones lógicas, debe tenerse en cuenta que se produjo una tormenta eléctrica de importantes dimensiones, que pudo afectar a un sistema que –tal como informó ayer El Diario– estaba trabajando en condiciones de emergencia.

En algunos sectores de Santa Rosa, la situación fue todavía peor porque el corte estuvo precedido de subidas y bajadas de tensión, que en casos puntuales –según el testimonio de ciertos vecinos– habría generado problemas en determinados electrodomésticos.

La interrupción en el servicio de energía eléctrica se extendió entre las 23.05 y la medianoche, aproximadamente. Tal como había ocurrido la noche anterior, los sectores afectados fueron diversos e irregulares: los domicilios de algunas cuadras disfrutaron del servicio pese a que todas las manzanas a su alrededor quedaron a oscuras.

Poco antes de ese nuevo corte, y tal como se publicó en la edición de ayer, el gerente general de la CPE Ariel Martínez había calculado que "está todo normalizado y no hay riesgos si se mantienen estas temperaturas".

En realidad, el sistema sigue en emergencia, ya que está fuera de servicio la Subestación Transformadora Norte, a raíz de un "inesperado desperfecto" y pese a que se trata de una flamante obra que demandó inversión millonaria.

A raíz de la salida de servicio de ese subestación, la CPE tuvo que apelar a otras dos subestaciones para "emparchar" la circunstancia: una de ellas es la que construyó sobre Mansilla y Gil y la otra la que montó en la ex planta láctea.

Se espera que a partir de hoy la empresa responsable del montaje de la subestación (la firma Ormazábal) empiece a concretar un arreglo, que no sería complejo pero hace necesarias nuevas pruebas para que la CPE quede conforme tras el curioso episodio. Hay que cambiar aisladores quemados, entre otras cosas. Es clave determinar si el transformador tiene fallas.

Martínez insistió en que, independientemente del inesperado desperfecto, "no hay riesgos".

A principios de 2009, la CPE había admitido que el sistema energético de la ciudad estaba al límite. Y la advertencia estaba centrada en la puesta en funcionamiento de la Ciudad Judicial.

Mario Cortina, gerente técnico de la CPE, dijo entonces que cuando se superaban los 39 grados de temperatura y además se mantenían esas altas marcas en horas de la noche, había serios problemas. "Estamos en el límite de las posibilidades. Y la demanda genera baja tensión en los lugares más lejanos".

Comentá la nota