Otro agresor campestre

El presidente de la filial Rosario de Federación Agraria, Marcelo Vezzani, fue quien agredió al diputado kirchnerista Gustavo Marconato durante el partido del último sábado entre Argentina y Brasil. Le pidieron la renuncia.
El presidente de la filial Rosario de Federación Agraria, Marcelo Vezzani, fue la persona que agredió al diputado kirchnerista Gustavo Marconato durante el partido del último sábado entre Argentina y Brasil, disputado en esa ciudad. Sólo después de que trascendió públicamente la identidad de Vezzani, la FAA decidió solicitar la renuncia del dirigente, quien además fue un activo colaborador de Newell`s en la campaña presidencial del actual titular de la entidad, Guillermo Lorente. Más allá de la sanción, fuentes cercanas a Eduardo Buzzi, titular de FAA, justificaron ante Página/12 la agresión por considerar que "ningún diputado del Frente para la Victoria se solidarizó con la FAA por las pintadas de los últimos días".

Las primeras crónicas periodísticas –tanto gráficas como de televisión– señalaron que la agresión a Marconato y su familia había provenido de un "muchacho joven, gordito, algo exaltado", que había reconocido al legislador santafesino en la platea del Gigante de Arroyito. Sin embargo, el "muchacho joven, gordito y algo exaltado" que retrataron los medios resultó ser el presidente de la Federación Agraria de Rosario, quien suele recibir en su filial a los jugadores de Newell’s, muchos de ellos también productores agropecuarios.

El día de la agresión, Marconato estaba acompañado por el dirigente Gerardo Rico, militante de la agrupación Evita. Un hombre de confianza de Buzzi indicó a este diario que "Rico fue el que organizó las pintadas contra la sede central de la FAA". Con este argumento, el dirigente de la Federación Agraria a nivel nacional justificó la agresión de Vezzani.

Al hacerse público que fue Vezzani quien agredió a Marconato, la entidad federada le pidió la renuncia. Según un comunicado, el dirigente "no observó la conducta ética requerida para su cargo". "Lamentamos el incidente ocurrido en el estadio de fútbol y pedimos mayores niveles de cordura y racionalidad para solucionar los conflictos que enfrenta nuestro país", afirmó la FAA filial Rosario.

Para diferenciar a Buzzi de la figura de Vezzani, una fuente cercana al titular de la entidad indicó a este diario que el ahora desplazado dirigente de la filial rosarina es un hombre allegado a Alfredo De Angeli –quien está enemistado políticamente con Buzzi– y con campos en Gualeguaychú.

Lo que a simple vista parece un exabrupto más por parte de los dirigentes campestres, está más cerca de ser una regla. Como ejemplo basta mencionar algunas de las frases pronunciadas anteayer durante los actos por el Día del Agricultor por dos presidentes de la Mesa de Enlace. Mario Llambías, titular de CRA, le pidió a Ricardo Echegaray, jefe de la AFIP, que "deje de tomar alguna sustancia porque lo pone mal". Por su parte, Hugo Biolcati, presidente de la Sociedad Rural, llamó "cagones" a los diputados y senadores del Frente para la Victoria por no rechazar el veto a la emergencia agropecuaria.

Estos dichos, que los dirigentes de la Mesa de Enlace suelen justificar como exabruptos producto de la efervescencia de estar dando un discurso ante sus bases, no pueden dejar de relacionarse con otras agresiones, como los huevazos a Agustín Rossi, titular del bloque K en la Cámara baja, o el escrache a Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires, durante una visita a la ciudad de Olavarría.

Comentá la nota