Otras plazas, otros usos

Una está ubicada en el barrio Pueblo Nuevo; la otra en el centro. El objetivo es remodelar ambas plazas con criterios urbanísticos, sociales y paisajísticos. Para lograrlo, el Gobierno municipal impulsará un concurso de ideas. La inversión en juego, que incluye repavimentación, promedia el millón de pesos.
Hay niños que, si no tienen cerca un lugar de juegos, se quedan en su casa. Por eso, el Gobierno municipal busca que chicos y grandes comiencen a reapropiarse de los diferentes espacios verdes que ofrece la ciudad. De hecho, el año pasado se impulsaron trabajos de mantenimiento y colocación de juegos infantiles en las plazas López Camelo, Alvaro Barros, "Los Chilenos", Sabin, y los parques Mitre, Norte, Artigas y Alberdi; objetivo que también se trasladó a Sierras Bayas y Sierra Chica. Y en 2009 la intención es optimizar el acceso a dichos espacios para que sean convocantes y logren multiplicar los usos sociales. Hay, en principio, dos plazas urbanas y un millón de pesos en agenda destinado a obras de remodelación: la López Camelo y la Alvaro Barros.

¿El disparador? El impacto forestal que generan las especies arbóreas, la disposición de las calles internas y bancos, las luminarias y el verde serán parte de este proyecto que no descansa únicamente en estas dos plazas sino que forma parte de un plan integral de además de hermosear busca generar nuevos y más usuarios.

"Quizá se haga un concurso de ideas donde limitemos cosas como, por ejemplo, el equipamiento urbano. Los bancos que sean definidos por el Municipio" además de establecer un sistema "unificado de iluminación", adelantó a EL POPULAR el intendente José Eseverri, el viernes pasado al anunciar que el Parque Mitre será obra-eje del Bicentenario en Olavarría.

Preocupación instalada

Lorenzo López Camelo, así lo documenta el Archivo Histórico Municipal de Olavarría, llegó a donar dos manzanas al Estado. Una con destino a una plaza, en el barrio Pueblo Nuevo, que lleva su nombre y está bordeada por las calles San Martín, General Paz, Maipú y Chacabuco. Y otra para un establecimiento educativo, que es el predio donde finalmente se levantó la Escuela Nº 4 y con posterioridad un cuarto de manzana donde se construyó el Jardín de Infantes. Esa plaza, la que tiene el Monumento a la Maestra, obra de don José Herrero Sánchez, presenta un conjunto de alrededor de cien árboles muy añosos que salvan la situación al paseo, porque no se observa trabajo de jardinería ni esfuerzos de hermoseamiento. Tiene juegos infantiles, sí, pero carece de un ordenamiento paisajístico. Por eso, el Gobierno municipal decidió abrir el juego y estudiar diferentes alternativas antes de avanzar con un proyecto de remodelación de ese espacio público.

Inclusivo esta plaza López Camelo se convirtió, el año pasado, en objeto de estudio de alumnos, docentes y residentes del Instituto San Antonio de Padua. La iniciativa derivó en una serie de sugerencias entre las que figuraban la colocación de más cestos de basura y carteles con indicaciones precisas de "No arrojar basura al suelo", ya que durante una visita al lugar lo habían encontrado descuidado y sucio. También propusieron que tuviera más vida y color mediante la plantación de diferentes tipos de flores que se sumen a la diversidad de plantas, árboles y arbustos existente. Otra de las cosas que sugirieron fue incorporarle al Monumento a la Maestra una placa de referencia. Además, que el mástil tuviera una bandera argentina y que los juegos contaran con sube y baja, caballos y calesita.

"Por último, quisiéramos pedirle a toda la comunidad de Olavarría que al leer nuestra carta asuman el compromiso de cuidar las plazas y todos los espacios verdes de nuestra ciudad para que podamos vivir en un espacio más sano y limpio para todos", concluían los estudiantes en una carta que EL POPULAR publicó en octubre de 2008.

En el centro

En el centro y a seis cuadras del Palacio San Martín afloran desniveles, rotura de calles y una definición forestal errática. Esa es la plaza Alvaro Barros, que cobra vida en la manzana ubicada entre 25 de Mayo, Bolívar, España y Hornos. Allí está emplazado y cercado el monumento del fundador del "Pueblo de Olavarría", el 25 de noviembre de 1867. Hay juegos, algunos bancos y muchos árboles cuyas raíces han levantado el suelo de la plaza y el hormigón. Justamente, la repavimentación de los 400 metros que bordean a dicha plaza es lo que dispara los costos de la obra que, según estimaciones municipales, promediaría el millón de pesos considerando ambas plazas.

En síntesis, son dos espacios públicos únicos pero no aislados que, en el mediano plazo, formarán parte de un proyecto más ambicioso que pretende revalorizar las plazas como lugar de encuentro y esparcimiento en toda la ciudad y las localidades vecinas.

Comentá la nota