*Otra vuelta de tuerca, aun sin resultado, por el precio del gas

Se hizo la reunión con De Vido en Buenos Aires. Neuquén propone un precio para el gas que vaya en aumento desde lo máximo que ahora se paga hasta unos 5 dólares. Primero, cada provincia hará un informe de cuál es la actividad mínima a garantizar necesaria: una especie de "piso" tal vez demasiado elemental como estrategia.
La Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI) se reunió, como estaba previsto, este viernes con el ministro de Planificación Federal de la Nación, Julio De Vido. No hubo, ni tampoco se esperaba, grandes definiciones: la "senda" hacia nuevos precios de los hidrocarburos está llena de condicionantes políticos.

El ministro coordinador de Chubut, Pablo Korn, fue el primer vocero al término del encuentro. Más allá de la obviedad de calificar a la reunión como "muy positiva", el funcionario dijo que se llegó a "algunas conclusiones" que pueden aparecer, a los ojos de los entendidos, como inquietantes: cumplen con la característica que generalmente tienen las maniobras dilatorias.

Según Korn, se sostuvo "la necesidad de parte de los gobiernos provinciales y nacional de poder determinar qué nivel de actividad es necesario en cada provincia". Sería algo así como la determinación de un "piso", que tiene que ver con cuestiones relacionadas aunque distintas. Por ejemplo, cantidad de personas empleadas en el sector. Por ejemplo, cantidad mínima de producción necesaria para mantener "viva" la actividad y los ingresos por regalías.

En función de esta primera determinación, que aparece como demasiado elemental y que tiene poco que ver con una estrategia seria de fondo para el desarrollo económico, es que se comenzaría a "ir marcando un sendero de precios en aumento razonable, tanto para el gas como para el petróleo", dijo el chubutense, asumiendo la representación del conjunto.

Como se sabe, el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, asistió con la consigna de establecer la "franja de precios" para el gas entre un mínimo de 1,80-2 dólares el millón de BTU (lo máximo que se está pagando ahora) y los 5 dólares.

También se aseguró que el ministro De Vido "garantizó que los aumentos en la tarifa del gas van a tener la auditoría y el control de parte de las autoridades provinciales".

Esto tiene que ver con la influencia negativa sobre la opinión pública que tiene la aplicación del cargo tarifario por mayores consumos. Para los gobernadores es un arma de doble filo: pueden aparecer como culpables de la distribución despareja de aplicaciones o exenciones.

"Se va a distribuir de mejor manera tratando de compensar en todo el país la forma en que se tienen que ir eliminando los subsidios al gas, establecer un orden de prioridades para que el que más tenga más pague, y esto seguramente repercutirá en toda la zona de Buenos Aires y de la Capital Federal en donde no se ha podido llegar por la marcha atrás de este mecanismo de aumentos", se especificó.

Comentá la nota