Otra vez se sintió la escasez de agua en el Oeste

Durante el fin de semana y en la jornada de ayer se repitieron los problemas por la baja presión. Hay preocupación de los vecinos.

El sábado se rompió el acueducto Anaya-Bejarano, que fue reparado el domingo.

Neuquén > Como suele pasar todos los años, con la llegada del verano el agua potable en la capital neuquina comienza a retirarse de los hogares con mayor frecuencia. Para numerosos barrios, en especial aquellos que comprenden la zona Oeste, es sabido que en época estival llega a cuentagotas. Muchas familias neuquinas incluso no cuentan con un tanque de reserva para mitigar la problemática.

Sin ir más lejos, la falta de este recurso fue un común denominador para varios sectores de la ciudad durante el fin de semana. Omar Quinteros, un vecino del barrio San Lorenzo, comentó que el suministro se reestableció ayer, alrededor de las dos de la madrugada, después de 72 horas de no tener siquiera agua en las canillas del patio de la casa.

Ocurre que el sábado por la noche se produjo una rotura en el acueducto Anaya-Bejarano, que fue reparada el domingo, según informó el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS). No obstante la reparación de este inconveniente, hasta ayer la presión era baja en el sector centro-oeste.

El organismo provincial reconoció ayer esta situación, aunque afirmó que personal del sector operativo del Servicio Neuquén trabajaba para recuperar la presión en los barrios afectados y normalizar así paulatinamente la prestación del servicio durante la jornada.

En Unión de Mayo, el presidente de la comisión vecinal, Gustavo Ancafil, señaló que la falta de agua mantuvo en vilo al barrio durante dos días. El problema fue superado el domingo por la noche, aunque hay un sector que hasta ayer al mediodía no había podido recuperar la presión.

Se trata de la zona comprendida entre las calles Rufino Ortega y Collón Cura. "Son muchos los vecinos afectados, la mitad del barrio", advirtió. Además de los problemas que se registran en la red, recordó que varias familias no tienen un tanque de agua para cubrir un bache.

"Es la misma historia de siempre", evaluó Ancafil. "Para esta época, varios barrios del oeste como San Lorenzo (Sur y Norte) y Toma Norte se quedan sin agua a partir de las 17 hasta la 1 de la madrugada", aseguró Quinteros.

Ancafil reclamó que personal jerárquico del EPAS "recorra la calle para conocer la problemática de cerca". En tanto, Quinteros sostuvo que "la solución pasa por estatizar el servicio". Lo dijo como usuario, aunque se desempeña laboralmente como empleado estatal.

Otros barrios

El escenario también involucró a El Progreso, donde se relató que los problemas comenzaron a asomar el viernes, profundizándose el domingo por la mañana. El agua volvió a fluir por la canilla hacia la tarde, aunque hasta ayer tampoco tenían presión suficiente para llenar los tanques.

"Pedimos un informe al EPAS para saber a qué nos atenemos este verano y qué tienen pensado hacer. Este es un mes complicado y la gente que toma decisiones tiene que estar a disposición", sostuvo el presidente de la comisión vecinal, Aladino Mardones.

Mientras, comentó que los vecinos intenta juntar el agua con baldes en la canilla de entrada a su hogar. El sector más complicado, según precisó, se ubica entre las calles Belgrano, Antártida Argentina, Combate San Lorenzo y Collón Cura. "La situación es preocupante. Sentimos que este año la escasez de agua se agudizó un poco más", consideró.

En Melipal, los inconvenientes en el suministro de agua se desencadenaron de forma similar que en El Progreso. Marta Fuentes, que preside la vecinal, solicitó a los vecinos que "no rieguen el asfalto" por la baja presión que hay. "El vecino tiene que acostumbrarse que el barrio es como una gran familia, donde el agua es otro integrante más que a veces está y otra veces no", reflexionó.

Los sectores más perjudicados, según detalló, son aquellos que tienen canilla comunitaria, más las 20 familias que aún esperan por una cisterna, a pesar de haber sido comprendidas por la emergencia hídrica declarada hace dos años. La mayoría de ellas, están integradas por personas con capacidades diferentes.

"El agua siempre falta, uno ya está acostumbrado. Sobran las palabras", concluyó la vecinalista. Desde el Epas se informó que Cooperativa Patagonia, Villa Ceferino, Islas Malvinas, UTEDyC, Alta Barda, Bouquet Roldán, Muten y Cumelen también sufrían hasta ayer la baja de presión.

Comentá la nota