Otra vez los reclamos por los chocleros

Otra vez los reclamos por los chocleros
Como en cada Semana Santa los vecinos padecen la mugre que deja la venta ambulante del tradicional alimento en la zona.
La tradicional esquina de venta callejera de choclos repite este año la imagen de basura amontonada tras la actividad que se genera en cada víspera de Semana Santa y que copa la intersección de las calles San Martín y Gorriti. Hace años que los vendedores de choclos se instalan en esa esquina y desde hace tiempo los enfrentamientos con los vecinos van en aumento, con amenazas y algunos incidentes que ya son cotidianos entre los comerciantes y los frentistas.

Este año los vecinos volvieron a reclamar por los serios inconvenientes que deben soportar como consecuencia de esta actividad comercial.

Esta vez lo hicieron a través de la Línea Directa 4-246246

Es que este año prefirieron preservar sus identidades ya que temen represalias contra los inmuebles, a los que en ocasiones les arruinaron o ensuciaron la fachada como contraofensiva a sus reclamos abiertos ante los medios de comunicación.

Operativos

"El año pasado la Dirección de Inspecciones y Control Ciudadano hizo operativos y desalojó a los vendedores ambulantes y su titular, Eduardo Gandulfo, nos prometió que este año iban a prevenir la situación, evitando desde un primer momento la instalación. Pero ya ve: ahí están los seis camiones y por todo el lugar la basura", se resignó una vecina, en diálogo con El Tribuno.

"Acá no se trata de gente pobre que realiza una actividad de subsistencia y que no tiene otra forma de ganarse la vida. Yo los invito a que vean la cantidad de gente que pasa por acá a comprar por hora, los invito a que vean los volúmenes de venta y después me cuentan si no podrían alquilar un lugar para realizar su actividad en regla sin molestar a los demás", se quejó con más vehemencia otro vecino.

El Tribuno intentó contactarse ayer con funcionarios pero inevitablemente el feriado largo ya empezó a correr para la mayoría.

Serán estas Pascuas una época de regocijo para muchos, de descanso para otros, de impunidad para algunos y una pesadilla para quienes viven en las adyacencias de San Martín y Gorriti, donde al parecer la basura y el comercio ilegal pulularán, por lo menos, hasta el próximo lunes.

Comentá la nota