Otra vez quemaron gomas frente a la municipalidad

"Se pudrió todo". Con esa frase, uno de los líderes del grupo de familias y desocupados que se manifiestan en la Plaza San Martín, frente al municipio, desde hace un mes y medio, ordenó cortar la avenida y comenzar a quemar cubiertas ayer al mediodía.

"Estamos cansados del chamuyo y acá no pasa nada", explicó otro. Una densa humareda negra se extendió a partir de ese momento en el centro santarroseño, producto de la combustión del caucho de las cubiertas. Después de quince minutos, el secretario de Gobierno, Pedro Salas, abandonó una reunión que mantenía el intendente Francisco Torroba y los gremios con presencia en la comuna, y los recibió durante algunos minutos.

Los manifestantes discutieron con el funcionario, impacientes por la falta de respuestas. Salas les dijo que desde la comuna "estamos moviendo todo lo que está dentro de nuestras posibilidades". Enumeró que se iniciaron los trámites para que conformen una cooperativa de trabajo, asistieron con refuerzos alimentarios a algunas familias, con un subsidio para otro grupo desalojado de una vivienda y que transfirieron el pedido de casas al Ipav.

Salas también dijo que la provincia se comprometió a darles trabajo en las próximas obras públicas de vivienda en la capital provincial. Y que le destinaron dos casas del programa Provincia y Municipio (PyM), un cupo que tratarán de ampliar para atender las necesidades de la familias que reclaman en la plaza.

Sin embargo, las explicaciones del funcionario no calmaron los ánimos. El fuego y el corte de calle siguió durante más de una hora, hasta que se acabaron las gomas. Los cabecillas del grupo amenazaron con trasladar el reclamo hoy a Casa de Gobierno.

"No creo en las brujas, pero que las hay, las hay. Los están acompañando delegados de organizaciones políticas. Acá hay alguna otra intencionalidad enancada, los incentivan a caballito de una emergencia social", deslizó Salas.

Comentá la nota