Otra protesta en la comuna de vecinos de asentamientos

Le pidieron al intendente de Roca que lleve los servicios básicos.
Por segunda semana consecutiva, el intendente Carlos Soria tuvo que salir a dar respuestas a un grupo de vecinos. Esta vez las demandas llegaron de los habitantes de los asentamientos rurales Buenos Aires Chico, Bahía Blanca y Mar del Plata, quienes solicitaron a la comuna los servicios básicos para las 45 familias que residen en esa zona ubicada en las inmediaciones a Cuatro Galpones.

Los primeros redoblantes y bombos comenzaron a escucharse pasadas las 10 en la intersección de Tucumán y avenida Roca. Unas 40 personas comenzaron a concentrarse a esa hora a la espera de entregar -en mano- un petitorio al jefe comunal.

La primera en intentar dar una respuesta en las puertas de la comuna fue Delia Gómez, la titular del área de Acción Social, quien aseguró a los vecinos que el intendente no estaba en el edificio. Pero la negativa de los manifestantes obligó a que Soria baje de sus despacho.

Fue en la plaza San Martín, frente al edificio comunal, que se improvisó la reunión. Básicamente los vecinos pretenden que la comuna les lleve los servicios de luz y agua a las personas que residen en los tres asentamientos, algunos de los cuales data de 1944.

Pero el jefe comunal les respondió una y otra vez que se encontraba imposibilitado de acceder al pedido ya que residen en una calle ciega. Y que además se encuentran sobre la línea de ribera (demarcada por la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas AIC), por lo que resulta una zona inundable.

A cambio les ofreció un loteo social, con todos los servicios, en Chacra Monte o Mosconi. Pero la negativa de los vecinos fue inmediata: "No podemos perder lo poco que hemos logrado construir en estos años en ese lugar", dijo uno de ellos.

Después de varios minutos de diálogo Soria se comprometió a analizar el documento y llevarles personalmente una respuesta en un lapso no mayor a los siete días.

Este es la segunda movilización que sufre la gestión Soria en pocos días.

El viernes, más de 350 personas permanecieron todo el día en el edificio comunal y exigieron respuestas a distintos reclamos sociales.

Comentá la nota