¿Otra vez al Pepe?

El colombiano José Moreno fue citado por Santoro para la pretemporada en Open Door. A falta de un 9 de área y sin refuerzos, vuelve al ruedo un capital del club...
A falta de caritas nuevas rumbo a Open Door, las sorpresas tras un año tan aciago sólo llegan en frasco retro. Las bajas (salvo la venta de Calello y los préstamos de Herrón, Grisales y el paraguayo Ledesma, por tibio caso) no abundan después de un puesto 18 y ningún juvenil parece romper el cascarón de la cantera para hacerse un hueco. Apenas si, entre los 35 convocados por Santoro, reaparece Enzo Bruno, con un touch & go por el San Martín tucumano. Aunque, repasando la lista oficial para la pretemporada 09, existe otro nombre que genera un atentado al lagrimal. En el último lugar se deja leer José Moreno. Bah, Pepe. Entonces, reir y llorar se confunden más allá que, títulos mediante, nadie podrá sacarle la cocarda. El delantero colombiano fue el único que llegó campeón a la hora del pan dulce. Pegó la vuelta (olímpica), por tercera vez en su carrera profesional, con el América caleño pero acá nadie se enteró. Desde que llegó a Independiente, hace dos veranos, por u$s 900.000, no dio pie con bola. De hecho, el 2008 se lo repartió entre Rumania (Steaua Bucarest) y Colombia. Ahora lo incluyeron en la nómina Roja. Lo llamaron. ¿Otra vez al Pepe?

"El 9 de área elegido era Fabbiani. Sin embargo, nos quedó lejos. Y Moreno es del club. Por eso lo llamamos y le dijimos que tenía que volver. Si no aparece otro punta y nadie quiere llevárselo, nos quedaremos con él. Resultó conflictivo mientras no jugaba. La idea es mimarlo, que se sienta dentro de los planes", le dijeron a Olé desde el Consejo de Fútbol. Aunque, para no perder la costumbre (y darle tiempo a posibles negociaciones), recién estaría por estos pagos entre jueves y viernes...

Su currículum era prometedor. Venía de jugar Champions con el Dynamo Kiev y Gareca lo había transformado en goleador en Cali. Burruchaga le hizo un guiño y, una noche, se apareció por Salta avisando que no quería ser comparado con Jairo Castillo ni con Usuriaga, reconocidos cafeteros de Independiente. Hacía bien. Cuatro goles en 19 partidos, pierna fuerte y un nivel flaco. Por eso, el Rojo lo convirtió en globetrotter. No tan mala la vuelta a Europa y suplentón en su tierra (aunque ganador). Con 27 años, Troglio se lo quiso llevar a Cerro Porteño pero pidió un fangote de plata. Sus prioridades eran otras. Las puertas se han abierto para Pepe en Open Door. En su conducta estarán las llaves para entrar, al fin, en el corazón del hincha. Por ahora, es uno más en la lista. Una vez más.

Comentá la nota