Por otra parte también se agregó el aumento del gas en nuestro reclamo, ya que están llegando a las casas de los vecinos facturas con aumentos del 300%, en una casa en verano se consume 100 metros cúbicos y con el aumentos cuestan mas o menos $150, pero e

Por otra parte también se agregó el aumento del gas en nuestro reclamo, ya que están llegando a las casas de los vecinos facturas con aumentos del 300%, en una casa en verano se consume 100 metros cúbicos y con el aumentos cuestan mas o menos $150, pero e
Es deber de los gobernantes anticiparse a los hechos y formular proyectos correctivos para mitigar los efectos de las crisis. Para eso la ciudadanía les brinda la confianza de administrar los recursos que todos pagamos con las tasas municipales.
Los gobernantes tienen la obligación de pensar, como en el ajedrez, algunas jugadas anticipadas de modo que los vientos distintos no impacten en forma directa o bien puedan amortiguarse con políticas y proyectos reductores de los efectos negativos.

Esto lo saben muy bien los navegantes y los pilotos. Las decisiones correctivas de rumbo se toman en el momento justo.

Y a nadie se le escapa que en nuestra ciudad atravesaremos un frente de tormenta, probablemente pasajero aunque no lo sabemos con seguridad, porque tampoco depende sólo de las condiciones socioeconómicas locales.

La menor actividad económica con despidos y/o restricciones en contrataciones trae en breve decepciones personales y familiares que se trasladan, como efecto cascada, a todas las actividades sociales de los campanenses.

El gobierno local entonces puede tomar tres caminos:

1) La política del espantapájaros, que es enterrarse en la tierra y esperar que pase el viento cuidando que no lo lleve y asegurando sus bases.

2) La política del piloto de tormenta que intenta crear nuevos cursos de acción para mitigar los efectos.

3) La política del incendiario que ante los hechos inexorables pone más nafta al fuego.

Enrolados en el segundo camino posible y contemplando que la mayoría de los problemas a enfrentar no tienen solución desde el municipio en forma directa, pero sí en los derivados de la misma, como el desánimo, la desilusión, la falta de esperanza, el aumento de energía no canalizada por los caminos habituales, etc., es imprescindible alimentar la esperanza y crear el futuro siendo el deporte, en todas sus expresiones y niveles, una herramienta válida.

Si este es el diagnóstico compartido y bajo el lema que "toda crisis puede ser una gran oportunidad" sugerimos entonces a la Sra. Intendente y a su Gabinete:

1) Trasladar los recursos presupuestarios aplicados a proyectos que seguro han perdido prioridad y sobre todo, en aquellos que responden a compensaciones políticas sin funciones bien definidas y/o predeterminadas. En otras oportunidades hemos hecho un detalle de las actividades que no son prioritarias, pero igual estamos técnicamente preparados y dispuestos si se solicita un asesoramiento.

2) Incorporar a la agenda pública municipal el tema del Deporte como prioridad en el año 2009, destinando los recursos que esta actividad requiera y haciéndolo extensivo a toda la ciudadanía.

3) Comenzar el camino de Campana, capital provincial del deporte, para los años venideros, como única garantía de inclusión social.

4) Construir el tan ansiado gimnasio municipal para participar de torneos nacionales e internacionales en todas las disciplinas deportivas.

En las crisis es imprescindible sostener un fuerte espíritu de sana competitividad y lograr que nuestros ciudadanos, en especial niños, adolescentes y jóvenes, opten por el deporte como espacio de inclusión social. El otro camino posible, ya sabemos dónde empieza y dónde termina.

Tel. del Bloque de Concejales: 407077 de lunes a viernes de 8 a 15 hs.

Marcelo Busalacchi

Concejal Interbloque

Comentá la nota