Otra vez olor, otra vez Curtarsa

La curtiembre recibió una infracción por emanación de olores pestilentes en la vía pública. El hecho ocurrió el viernes de la semana pasada.
El viernes de la semana pasada llegó la lluvia tan esperada después del intenso calor registrado durante los días previos. En Jáuregui, el alivio fue a medias. Desde las primeras horas de la mañana, en la zona del club El Timón se constató un fuerte olor que salía directamente del río Luján.

Cruzar cualquiera de los dos puentes que conectan a la localidad con Pueblo Nuevo (uno peatonal y el otro vehicular), se tornó entonces una travesía prácticamente irrespirable.

Las aguas bajaban con un penetrante aroma cuyo origen era inconfundible: el canal de efluentes de la empresa Curtarsa. Como suele suceder, la curtiembre volvió a aprovechar las precipitaciones para arrojar sus desperdicios líquidos al curso de agua.

Por denuncias vecinales, tomó intervención en el hecho la Dirección de Medio Ambiente. Representantes de esa dependencia se hicieron presentes cerca del mediodía y detectaron “olores propios de la actividad, pero de características repelentes”.

Por esta razón, los agentes labraron un acta de infracción municipal a la curtiembre y se tomó una muestra en la cámara correspondiente a la salida del efluente, ubicada a escasos metros de la zona de camping de El Timón.

Ese mismo viernes, pero en horas de la tarde, personal de Medio Ambiente detectó olores en el río Luján a la altura de las compuertas del puente Almirante Brown. Además, en ese sector el agua presentaba un color anormal. Ante ese cuadro, desde el municipio se tomó una muestra de agua a fin de poder determinar las posibles causas del fenómeno.

DETALLES

Consultada por este medio, la directora de Medio Ambiente, Mariana Zaia, explicó que el acta de infracción labrada a Curtarsa se encuadra dentro de la ordenanza municipal 4520 que sanciona la presencia de olores en la vía pública.

“Nosotros no somos autoridad de aplicación de líquidos vertidos a cuerpos receptores, sino que es la Autoridad del Agua. La ordenanza municipal establece sanciones en la vía pública.

“El acta ya se elevó al Juzgado de Faltas, que determinará el modo de sanción. Hace un tiempo la empresa envió un informe al municipio y al Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible para implementar una metodología de secado de barros. Nosotros dejamos constancia en el acta que no autorizamos eso a la empresa y no tengo conocimiento de que el Organismo Provincial haya dado la autorización. Dejamos constancia de que no pueden realizar ningún tipo de ensayo, porque nosotros como municipio no los hemos autorizados”, explicó Zaia.

Si bien la funcionaria evitó trazar una relación entre los dos hechos, detalló que tanto en Jáuregui como en Luján los olores que emanaba el río eran similares.

Los primeros resultados de las muestras tomadas en las cercanías de las compuertas de Alte. Brown arrojaron “valores altos de sulfatos”. Sobre este punto, Zaia expresó que “hay que analizar en qué medida se encuentran estos elementos en la naturaleza y tratar de determinar las causas de este efecto”.

“Los sulfatos son elementos que se encuentran en la naturaleza, pero en concentraciones altas pueden producir olores nauseabundos, y alteraciones en la vía respiratoria. No quiero establecer una causa aparente hasta no tener todos los elementos que me permitan comprobar un escenario dado”, agregó la directora de Medio Ambiente.

Comentá la nota