Otra noche de furia en Atenas

En la tercera semana de disturbios tras la muerte de un adolescente a manos de la Policía, grupos de jóvenes atacaron a piedrazas y con bombas molotov edificios universitarios
Cientos de jóvenes griegos se enfrentaron con la policía de Atenas en la noche del sábado, cuando las protestas contra el Gobierno entran en su tercera semana desde que oficiales mataron a un adolescente. Estudiantes arrojaron piedras y bombas incendiarias a la policía anti disturbios fuera de edificios universitarios en altas horas de la noche, luego de que una vigilia para conmemorar el asesinato el 6 de diciembre del adolescente Alexandros Grigoropoulos, de 15 años, se tornó violenta.

La policía bloqueó las calles adyacentes y disparó gas lacrimógeno a los jóvenes, que se refugiaron en el campus de la universidad al que no pueden entrar los agentes. Un grupo de ansiosas madres esperaba fuera para escoltar a sus hijos del edificio.

"Hay más de 600 estudiantes entrando y saliendo de la universidad, tirando piedras y cócteles Molotov", dijo un oficial de policía quien pidió no ser identificado. No se reportaron heridos. En el resto del país, cientos de escuelas y varios campus universitarios continúan ocupados por estudiantes. En la norteña ciudad de Thessaloniki, manifestantes tomaron brevemente una estación de radio y un cine.

Las protestas, las peores que ha enfrentado Grecia en décadas, se han alimentado de la rabia ante el desempleo juvenil, las reformas del Gobierno y la crisis económica mundial. Atenas estuvo en calma en la mayor parte del sábado y las calles repletas de compradores navideños. Pero cuando cayó la noche, un grupo de anarquistas arrasó con el distrito pudiente de Kolonaki, quemando dos automóviles y arrojando bombas incendiarias contra la oficina de una compañía que suministra datos crediticios a los bancos y al ministerio de Finanzas, dijo la policía.

Anteriormente, una marcha en apoyo a los derechos de los inmigrantes terminó en escaramuzas con la policía cuando los manifestantes arrojaron huevos y basura contra los agentes fuera del parlamento. Algunos manifestantes intentaron prender fuego al árbol de Navidad municipal en la plaza Syntagma, un reemplazo del anterior que había sido quemado. La policía anti disturbios con escudos formó un círculo alrededor del árbol mientras los manifestantes bailaban en torno a ellos tomados de la mano.

Líderes sindicales y estudiantes han anunciado nuevas marchas para el nuevo año. Las protestas han causado daños por miles de millones de euros, golpeando a un conservador Gobierno que tienen una mayoría de una banca y va a la zaga en las encuestas. Algunos analistas dicen que las continuas manifestaciones callejeras podrían forzar elecciones adelantadas.

Comentá la nota