Otra jugada de alto riesgo de Moreno

El secretario de Comercio intervino con los tamberos para que la Presidenta haga el anuncio
Una llamada del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a las 23.30 de anteanoche terminó por torcer la suerte de una historia que parecía echada. Hasta esa llamada de Moreno, ni la industria lechera ni un grupo de productores que siempre respaldan las políticas del funcionario, y que por eso se ganaron desde la Comisión de Enlace el apodo de "tamberos K", estaban dispuestos a aparecer por Villa María para ver a la presidenta Cristina Kirchner.

Es que los lecheros ya habían anticipado que no podían firmar un acuerdo para garantizar un mínimo de 85 centavos el litro que comenzó a exigir el funcionario, y los tamberos no querían ir a convalidar algo que no tenía un compromiso de cumplimiento de las usinas. De hecho, en octubre pasado Moreno impulsó un convenio por el valor de un peso el litro que nunca se cumplió.

Pero el secretario de Comercio Interior se comunicó sobre el filo de esa medianoche con Miguel Paulón, presidente del Centro de la Industria Lechera (CIL), y la negociación empezó a destrabarse. Moreno aceptó una propuesta: que haya una banda de precios de entre 77 y 81 centavos el litro, en vez de un valor fijo, y que sobre ella se destinen las compensaciones adicionales para que los tamberos se acerquen al valor de un peso. El camino se abrió.

A Moreno le interesaba que el anuncio se hiciera sí o sí antes de la reunión de hoy de la Comisión de Enlace con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Lo que siguió fue de película. Moreno citó para las 9 de ayer a los empresarios a su despacho y les hizo firmar el acuerdo. Estaba apurado porque la Presidenta tenía que estar en Córdoba al mediodía para realizar el anuncio. Pero al final la jefa del Estado llegó con más de seis horas de atraso por las complicaciones en torno de la negociación.

El papel del convenio viajó hasta Villa María para sumar la firma de otros empresarios y de los productores.

Del lado de los tamberos había un clima de ebullición. Desde la Cámara de Productores de Leche de Córdoba habían reclamado no firmar nada, pero el secretario de la entidad, Juan Trossero, se lanzó a firmarlo igual. Fue hasta Villa María y fue reconocido en público por la Presidenta. El clima de puja interna quedó abierto en esa entidad. Trossero, muy cercano a Moreno, además tiene el respaldo de tamberos santafecinos y pampeanos.

En medio de los vaivenes, no sólo muchos industriales no pudieron asistir ?ayer Paulón estaba en la Rural y repetía que este convenio "se puede cumplir"? sino que tampoco hicieron tiempo varios dirigentes tamberos. Uno tuvo que mandarle un correo electrónico a la secretaria del intendente de Villa María, Eduardo Accastello, para autorizar a otro productor a firmar en su nombre.

El anuncio oficial no se consensuó con la Comisión de Enlace. "Nos tomó por sorpresa", subrayó Claudio Ersinger, referente de la Mesa Nacional de Productores de Leche, aliada a la Comisión de Enlace. Ni siquiera Carlos Cheppi, el secretario de Agricultura, tuvo una participación activa en el nuevo acuerdo. Quedó marginado por Moreno.

Comentá la nota